Julio 10, 2020
Foto: Wikipedia - CC BY-SA 4.0

Es sabido que durante la historia del mundo civilizado la gente a sufrido de algunas plagas, algunas de estas plagas están relacionadas con el seder de Pésaj, que acaba de pasar hace unos días, en el cual al recitar la Hagadá, leemos y recordaremos la 10 plagas que Dios el todo poderoso por la mano de Moisés mandó a los egipcios. Cabe recordar que para describir las plagas en la biblia en hebreo se lee la palabra “מכות” pero veamos la traducción de “מכות” realmente no es plaga sino golpes, azotes, después recibir esos golpes el faraón deja salir a los israelitas y de esta forma empieza su trayectoria por el desierto a la tierra prometida: Canaán.
Sobre estos acontecimientos comenta Alex Joffre en su artículo “Pascua en tiempos de Corona” diciendo así “Aunque de un mundo pre-científico la palabra מכות (golpes) tiene una relevancia considerable para hoy. A continuación, hace un examen de pandemias en el pasado incluso en el antiguo Cercano Oriente”
Transcribo un resumen del estudio realizado por Alex Joffre
“Las pandemias antiguas eran comunes, iniciaban cambios que se desarrollaban a corto y largo plazo. Una da las más famosas ocurrió en Atenas en 430 a lo sucedido fue informado por Tucidides que dijo que Esparta y Corinto se habían separado de la Liga del Peloponeso dominada por el Imperio Ateniense que controlaba el mar Egeo. Fueron obligados a abandonar sus tierras interiores, para asentarse en la ciudad unida cerca del mar, la de los ´Muros largos´”
Se habla de una plaga tal vez tifo o tifoidea que se dice que vino de Africa, fue desatada en Atenas y murieron más de 30,000 personas incluyendo a Pericles su jefe entonces.
Es conocida en la historia la llamada plaga de Justiniano en 541 a 542 que fue una plaga bubónica real causada por Yersiria pestis, la bacteria anaeróbica transportada por las pulgas unidas a las ratas.
Varios investigadores y articulistas han llegado a la conclusión de que las pandemias globales como la “Corona” tienen una secuencia que nada tienen que ver en la forma como las persona tocan el problema.
Los hay quienes pretenden comparar la “Corona” con la pandemia de gripe española de 1918 a 1920 o con la gripe asiática en 1975 en China, o la gripe porcina.
En la prensa y en los portales se han formados dos bandos los optimistas y los pesimistas los primeros alegan que la crisis de la “Corona” se terminará en unas semanas, mientras que los segundos dicen que según la historia de las pandemias tenemos “Corona” para varios meses.
A diferencia de las pandemias anteriores la tecnología moderna ha hecho que la pandemia se propague por el mundo, ya que nunca en ningún tiempo pasado la gente viajaba tanto por placer de una parte a otra del universo y esos viajes son los que ocasionaran que se propague la pandemia por diferentes lugares ya que, al regresar personas enfermas a sus lugares de origen, contagiaron a otras personas.
Al final de cuentas vemos que desde que hay seres en el mundo existe enfermedad, hay evidencias arqueológicas que la tuberculosis se originó hace más o menos 75,000 años como una bacteria ambiental, esta enfermedad fue transmitida entre cazadores, recolectadores y nómadas, Con el tiempo hubo cambios llegando a la versión moderna de la enfermedad que surgió hace 45,000 años matando a cazadores, nómadas y recolectadores.
Sus descendientes hace unos 10 000 años, volvieron a tener los mismos síntomas que extendieron por el Cercano Oriente, Europa y Asia
Alex Joffre hace un estudio de cómo se desarrollaron algunas epidemias y sus causas. “El análisis moderno del ADN sugiere que los barcos mercantes que llegaron a Constantinopla, el centro del Imperio Bizantino, transportaban una bacteria cuyos orígenes se encontraban en el noroeste de China. Con los contactos los bizantinos se debilitaron y luego lucharon contra los godos y los lombardos, en las batallas no salieron bien. Esta debilidad facilitó el surgimiento de los anglosajones y más tarde de los árabes.
En la actualidad los turistas que viajan por el mundo llevaran la “Corona” de un lado para otro, y otra razón muy importante es que al principio dirigentes estatales y jefes de salud no le dieron importancia a los primeros brotes hasta que se desataron en masa. Ellos pensaron como decía mi abuela eso a mí no me va a pasar.
Por lo tanto ahora estamos encerrados y escuchando los informes diarios que dan los jefes de salud, sin seguros de que al día siguiente dirán exactamente lo contrario.
Fuente: Aurora Digital
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Por Rabino Yerahmiel Barylka
Foto: Pixabay Conmemoramos cada año que en el séptimo día Pesaj, después de la partida de Egipto, que los hijos de Israel se encontraron atrapados por un lado por montañas mientras que sus inminentes captores egipcios les perseguían y frente a ellos tenían el Mar de los Juncos al que debían ingresar. El mar se divide y se seca a medida que pasan, y luego, el mismo mar, arrastra en sus aguas a los carros y jinetes egipcios.
Sin embargo, antes de este momento, la Torá relata un evento al que normalmente no prestamos suficiente atención porque parece aparentemente marginal, pero en él se encuentra una enseñanza que nos acompaña hasta hoy.
En medio del pandemonio que se produjo tanto para judíos como para egipcios la salida de tanta gente del país, Moshé se aventura a buscar la tumba de Yosef, y toma sus restos ejecutando así su deseo.
¿Por qué la Torá consideró tan importante relatar este evento? ¿Por qué en ese contexto?
Si los hermanos de Yosef habían prometido enterrarlo en la Tierra de Israel, obviamente era necesario hacerlo, pero también podemos suponer que hicieron muchas otras cosas que la Torá no mencionó. Los restos de los hermanos de Yosef quizás también pueden haber sido traídos a la Tierra de Israel, pero la Torá no menciona nada de eso, entonces, ¿por qué la Torá considera tan importante mencionar este evento en particular?
El rav Shimshón Raphael Hirsch, expresó que el objetivo principal de la historia fue reprochar a los hijos de Israel. Llamarles a la atención y concentrar sus mentes en el objetivo de lo que estaban haciendo. Ellos acababan de presenciar gestas milagrosas e imposibles lógicamente, pero tienen miedo de emprender su viaje. ¿Son normales? Sí, así somos los humanos. Vemos y no creemos lo que sucede a nuestro alrededor.
Tan mala fue la situación que tuvieron que emprender un largo camino porque temían llegar directamente a la Tierra Prometida. Hay algo incomprensible en la actitud del grupo de esos esclavos manumitidos, acerca de los cuales sabemos que no mostraron mucho apuro por salir de la esclavitud y que según el midrash Mejilta, incluso la mayoría absoluta de ellos se quedó en Egipto.
Justo entonces, Moshé logra tomar los huesos de Yosef, la persona que, varios siglos antes, había creído que los judíos serían redimidos. “Y Yosef dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas .A. ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Yitzjak y a Yaakov. E hizo jurar Yosef a los hijos de Israel, diciendo: .A. ciertamente os visitará, y haréis llevar de aquí mis huesos.” (Bereshit 50:24-25).
Yosef es un modelo digno a seguir que puede enseñar muchos siglos después de su desaparición, sobre la fe y la creencia y de que nuestro camino es justo, incluso si debemos seguir una vía sinuosa y difícil. Él fue quien había juramentado a los hijos de Israel, “diciendo: .A. ciertamente os visitará, y haréis subir mis huesos de aquí con vosotros” (Shemot 13:19).
El éxodo de Egipto y nuestra redención se pueden lograr de dos maneras: la primera es a través de eventos militares o políticos sin pasado y sin visión de futuro. Simplemente como resultado de condiciones sociales, económicas o geopolíticas que se presentan en una oportunidad que permite a la gente escapar huir, una oportunidad que no se ignora, como tantas gestas de muchas naciones, resultado de coyunturas complejas y convenientes. Pero, nosotros preferimos la interpretación que todo lo que nos sucede, es parte de la visión que nuestros antepasados tuvieron varios siglos antes, inspirados en la Revelación y Testimonio en su propósito. Entendemos que el Éxodo no fue un evento aislado, separado de todo contexto histórico, sino producto de esa visión que es esperanza, certidumbre, y convicción. Moshé nunca declaró que está sacando a los judíos de Egipto porque es un líder fuerte y carismático que opera contra un opresor cruel (aunque esto es absolutamente cierto). Moshé se propone continuar implementando la visión de Yosef, que sabía que Dios los visitará, y les hará ascender a la tierra que juró a Abraham. Por eso la Torá enfatiza a la nación que no tenía fe, que Moshé se llevó los huesos de Yosef. La gente había seguido una vez a Yosef hasta Egipto, y ahora estaban llevándose los huesos de Yosef cuando van a regresar a su hogar en Israel. La visión de los soñadores se cumple irremediablemente.
Intrínsecamente vinculada con el pasado y el futuro, nuestra historia sigue una visión como parte del mensaje que transmite a las generaciones futuras.
Pasar por el mar sin ahogarse fue un fenómeno importante, pero, más significativo aún fue saber que se estaba cumpliendo con una visión que no finalizaría hasta llegar a la Tierra Prometida para construirla según los valores que habían recibido. Era más que un motivo para vencer el miedo natural.
¡Jag Sameaj!

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243