Julio 10, 2020
Foto ilustracion: Fernando Zhiminaicela Pixabay

El Instituto de Israel para Investigación Biotecnológica ha probado con éxito una posible vacuna contra la COVID-19 en roedores, un paso que le permitirá avanzar en las pruebas con otros animales y, en una última fase, con humanos, informa hoy el digital Times of Israel.
El centro, dependiente del Ministerio de Defensa, espera acabar la preparación de la vacuna en un año o incluso antes, según concretó en un informe publicado este pasado viernes en el repositorio biorXiv, un portal en el que los textos aún no han sido sometidos a revisión por otros expertos, aunque pueden dejar sus comentarios.
Los investigadores experimentaron con dos grupos de hámsteres infectados: unos no fueron vacunados y otros recibieron una vacuna "de dosis única" que produjo "una inducción rápida y potente de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2".
Los roedores inmunizados dejaron de perder peso corporal, a diferencia de los otros. A su vez, los pulmones de aquellos sin vacunar sufrieron "daños extensos en los tejidos y altos niveles virales", lo que contrasta con los otros, que mostraron una "patología pulmonar menor y sin carga viral".
Los experimentos con roedores son parte de un proceso preliminar clave para el desarrollo de vacunación contra el coronavirus. Si funcionan con éxito, las pruebas pueden seguir con otros animales y, en una última etapa, pasar a la experimentación con humanos para comprobar la efectividad de la vacuna y sus posibles efectos secundarios, especificaron los mismos investigadores en su informe.
Múltiples grupos de científicos israelíes, igual que los de muchos otros países del mundo, trabajan a contrarreloj para el desarrollo de vacunas y medicamentos contra la COVID-19, un proceso acelerado que abordan desde el inicio de la propagación de la pandemia.
El pasado mayo, el Instituto de Israel para Investigación Biotecnológica ya consiguió desarrollar anticuerpos que neutralizan el coronavirus, lo que debe servir para acelerar la creación de fármacos para pacientes infectados.
El país, donde el impacto del virus fue relativamente moderado, registra hasta el momento 305 fallecidos y más de 20.680 contagios, pero la rápida desescalada que hizo tras pasar su fase más crítica derivó estas últimas semanas en un aumento de las infecciones.
Ayer, un centro de investigación dependiente del Ejército aseguró que Israel ha entrado ya en una segunda oleada de contagios, y advirtió que si no se adoptan medidas para detener su propagación, en un mes podría haber mil casos diarios y cientos de muertes.
Ante ello, el Ministerio de Salud ordenó a los hospitales que se preparen para reabrir las salas especiales para tratar a pacientes con COVID-19.
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, pidió hoy a la población que respete las precauciones necesarias -llevar mascarilla y mantener distanciamiento de dos metros- para "aplanar la curva", frenar el aumento de contagios y evitar la imposición de nuevas restricciones y cierres que lleven al país a dar marcha atrás.
Según agregó, mañana se reunirá con el comité encargado de gestionar la crisis del coronavirus para "discutir los pasos necesarios" para afrontar la situación. EFE

Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Pixabay

No es ninguna sorpresa que la crisis generada por la COVID-19 haya cambiado, mejor dicho, revolucionado, el esquema de vida que conocíamos hasta principios de este año. Acciones tan sencillas como salir a trabajar o sencillamente “a dar una vuelta”; las compras en el supermercado; ¡hasta sacar la basura! se convirtieron en rutinas complicadas y riesgosas.
La alternativa de quedarse en casa, un acto tan sencillo e inocuo, se complicó exponencialmente, especialmente porque como sociedad habíamos llegado al punto de ocupar, sustancial o banalmente, cada espacio de nuestro tiempo de descanso o de ocio. Nunca antes en la cultura humana “no hacer nada” estuvo lleno de tantas cosas.
Una de las actividades que ha colmado nuestro tiempo libre se define bajo el nuevo término de “infoentretenimiento” [infotainment en inglés], que cubre el contenido comunicacional que usamos para entretenernos e informarnos. Entonces, no es de extrañar que con los avances que hemos visto hasta la fecha en las tecnologías de información, el infoentretenimiento se haya convertido en una disruptiva y pujante empresa que implica millones de dólares en inversiones cada año, con un ecosistema en franco crecimiento debido a la obligación de quedarnos en casa buscando contenido para nosotros mismos y para nuestra familia, y que además nos ayude a superar exitosamente la crisis.
A esta altura en esta nota, seguramente ya ha pensado que si se trata de tecnología la Startup Nation debería estar jugando un papel estelar en toda esta temporada. Y efectivamente así es. Aunque muchas veces ni siquiera lo notemos, hay toda una constelación de empresas israelíes dedicadas al gran tema del infoentretenimiento. Desde aprender a tocar instrumentos musicales, editar contenido en videos, hasta manejar las repeticiones instantáneas de las transmisiones deportivas, son compañías israelíes las que están ocupando puestos de vanguardia en los arreglos y tratos mundiales especializados. Esto debería poner en aprietos a los promotores del BDS, quienes tendrían que abocarse a recorrer sus casas y oficinas para boicotear la tecnología israelí, que finalmente les hace la vida más llevadera.
Gracias a la prensa especializada, recientemente se ha revelado una lista de compañías israelíes que están marcando pauta en el ecosistema del infoentretenimiento. Son tan exitosas que sus propuestas están siendo absorbidas por importantes medios de comunicación o su uso por el público se está volviendo masivo. Sus capitales iniciales oscilan entre $3 millones y $260 millones, según cada caso particular.
En la lista figuran compañías como WSC Sports. Su tecnología, acogida por NBA [National Basketball Asociation] o la liga Cricket de Australia, provee las “mejores repeticiones posibles” valiéndose de la Inteligencia artificial [IA], que analiza las transmisiones en vivo y marca y organiza automáticamente los momentos estelares, de manera que ha justificado la acuñación del término automágico para definir lo inexplicablemente automático.


También destaca la compañía Wibbitz, cuya plataforma utiliza IA para crear videos en línea de texto e imágenes para noticias —más rápido y fácil—. Su promesa: “Wibbitz te da la libertad de crear videos en línea cortos en minutos, sin necesidad de tener experiencia”, promesa que ha sido muy bien aceptada por la importante cadena NBC, por ejemplo.
Otra marca israelí que seguramente los jóvenes deben estar consumiendo para sus creaciones es el conjunto de aplicaciones de Lightricks, entre los que se encuentran Facetune 2, Enlight Photofox, Enlight Videoleap y Enlight Quickshot. Todas estas dedicadas a “reinventar la creatividad a través de la tecnología”.
Y para recortar arbitrariamente esta nota finalizaremos destacando los productos de JoyTunes Ltd. dedicados a los programas de aprendizaje de instrumentos musicales, en los que ofrecen aplicaciones como Simply Piano y Piano Maestro, ampliamente utilizados por maestros de piano y que alcanzan hasta un millón de usuarios cada semana.
La próxima vez que le llame la atención una aplicación que le haga la vida más entretenida e informada revise los créditos, es muy probable que se trate de un emprendimiento israelí.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Pixabay

Las malas noticias sobre el COVID-19 van de la mano con el aumento de las cifras en el ámbito mundial. Los índices de muertes, infecciones, rebrotes y escaladas de los contagios en el mundo son un preocupante indicador, mientras las curas, las vacunas, los anticuerpos, los medicamentos son aún promesas que deben administrarse en conjunto con las medidas de prevención emitidas por las instituciones, pero que cada país aplica a su buen saber y entender o según sus propias capacidades y disponibilidad de recursos y servicios básicos.
Las últimas cifras no pueden ser más alarmantes. Los casos registrados en el mundo ya alcanzaron los ocho millones y la cantidad de muertes llegó a 434 mil.
En el continente americano EEUU. encabeza la lista mundial de infectados, abrogándose el 25% del total mundial de casos reportados —unos dos millones de personas—. Sudamérica registra el mayor foco de rebrote mundial, con 21% de todos los casos.
En el otro lado del espectro, la OMS reporta que se han recuperado poco más de 4 200 000 personas. Sin embargo, China y EE. UU. se están enfrentando a nuevos brotes, mientras que Brasil ostenta la penosa segunda posición en el mundo.
El ministerio de Salud de Israel reporta que, a pesar de haber mantenido a raya la pandemia, la semana pasada se registró un preocupante repunte en la aparición de infectados, mostrando hasta 182 casos reportados en un lapso de 24 horas. El conteo en el Estado judío hasta la fecha es de 19 338 casos diagnosticados; 302 fallecidos; 27 pacientes en estado grave y 15 438 recuperaciones.
Mientras tanto, Netanyahu informa que la economía del país se encuentra en estado de recuperación y funcionamiento casi pleno. Como dato, tanto curioso como importante, se pudo conocer que el número de infectados en el mercado Levinsky de Tel Aviv representa el doble del promedio nacional.
En Latinoamérica la situación es variopinta, con algunos países que representan distintos estados en las cifras, sin embargo, vale la pena destacar la lastimosa situación de Venezuela. El régimen de Maduro, desconocido por una amplia cantidad de naciones, ha sumido el país en una situación en la que los servicios más básicos como el de electricidad o agua corriente llegan, si es que lo hacen, de manera esporádica y milagrosa a los hogares venezolanos, situación de la que no escapan los hospitales y centros de salud, públicos y privados, donde el sencillo acto de lavarse las manos es una maniobra complicada.
Diariamente Maduro y sus voceros, como los hermanos Delcy y Jorge Rodríguez, usando técnicas goebelianas, anuncian cifras, bajas de infecciones y altas en los esfuerzos y éxitos oficiales, ambas inverosímiles e improbables, dadas las paupérrimas condiciones socio-económicas en las que se encuentra sumido el país. Entre las joyas comunicacionales acuñadas por el régimen y sus asesores cubanos, para evadir las responsabilidades, se encuentra la definición de “casos importados”, para etiquetar y disgregar los casos de los migrantes venezolanos que abandonaron el país para buscar trabajo y comida en el resto de Sudamérica, muchas veces recorriendo a pie miles de kilómetros y obligados por la pandemia a retornar a Venezuela, trayendo consigo casos de infecciones y potenciales contagios.
Muchos especialistas reportan oscuridad en Venezuela en relación con las cifras de la COVID-19, y han advertido que la verdadera situación pudiera convertirse en un riesgo para todo el continente.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243