Febrero 23, 2020

Selfies labore, leggings cupidatat sunt taxidermy umami fanny pack typewriter hoodie art party voluptate. Listicle meditation paleo, drinking vinegar sint direct trade.

Redacción BBC News Mundo
No es la "Guerra de las galaxias" -al menos por ahora- todos los operativos se realizan remotamente con cohetes y satélites, pero el presidente Donald Trump oficialmente lanzó el financiamiento de una fuerza del Pentágono que se concentrará en la guerra en el espacio: la Fuerza Espacial de Estados Unidos.
El nuevo servicio militar, el primero en crearse en más de 70 años, estará bajo el control de la Fuerza Aérea de EE.UU.
Trump describió el espacio como el "más nuevo dominio en el mundo para combatir la guerra", durante una ceremonia en una base militar cerca de Washington,
"En medio de las graves amenazas a nuestra seguridad nacional, la superioridad estadounidense en el espacio es absolutamente vital", señaló.
"Estamos liderando, pero no estamos liderando lo suficiente, pero pronto estaremos liderando por mucho", aseguró
Para qué quiere Trump una Fuerza espacial que "domine el espacio" El misterioso satélite ruso con un "comportamiento muy anormal" que preocupa al gobierno de Estados Unidos "La Fuerza Espacial nos ayudará a disuadir la agresión y controlar la posición de ventaja más alta", añadió.
Los fondos destinados para la nueva fuerza se confirmaron el viernes, cuando el presidente firmó el presupuesto militar anual de EE.UU. de US$738.000 millones.
El lanzamiento de la Fuerza Espacial estará financiado inicialmente por US$40.000 millones en su primer año.
¿Qué hará la Fuerza Espacial? La intención no es poner tropas en órbita, pero protegerá las instalaciones de EE.UU. en el espacio, como cientos de satélites que se usan para la comunicación y vigilancia.

La nueva Fuerza Espacial pretende proteger las instalaciones que EE.UU. tiene en órbita alrededor de la Tierra. Es una medida que sucede en medio de lo que los altos comandos de EE.UU. ven como los avances que China y Rusia están logrando en la última frontera militar.
Con anterioridad, el vicepresidente, Mike Pence, había dicho que esas dos naciones poseían láseres aéreos y misiles antisatélite que EE.UU. tenía que contrarrestar.
"El ambiente espacial ha cambiado fundamentalmente en la última generación", declaró Pence. "Lo que una vez fue pacífico e incontestado ahora está abarrotado y es antagónico".
Qué son las armas hipersónicas y la competencia entre China, Estados Unidos y Rusia para desarrollarlas primero La carrera entre China y Estados Unidos por los revolucionarios globos ultraligeros capaces de remplazar a los satélites La Fuerza Espacial se fundamentará sobre el trabajo del existente Comando Espacial de EE.UU. (SpaceCom), que fue creado en agosto para manejar las operaciones militares de EE.UU. en el espacio.
La secretaria de la Fuerza Aérea, Barbara Barrett, dijo que la Fuerza Espacial comprendería un personal militar y civil de unos 16.000.
Estará bajo el comando del general de la Fuerza Aérea Jay Raymond, que actualmente dirige Space.Com.
A comienzos de este mes, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sugirió que la expansión de Estados Unidos en el espacio representaba una amenaza a los intereses rusos y requería una respuesta de Rusia.
"El liderazgo político-militar de EE.UU. abiertamente considera el espacio como un escenario militar y planea realizar operativos allí", advirtió Putin.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante

Mundos paralelos

Diciembre 17, 2019
Pleno de la Knéset Foto archivo: Knéset vía Facebook
La decisión de la multinacional estadounidense Intel de adquirir el fabricante israelí de microchips Habana Labs, en una operación valorada en torno a los dos mil millones de dólares, debe haber sonado como música a los oídos de los diputados de la Knéset (Parlamento).
Se prevé que una pequeña porción de la multimillonaria cifra irá a parar en concepto de impuestos a las arcas del Estado.
Pero por minúscula que sea la suma, tal vez ayude significtivamente a que los legisladores puedan contar con el oneroso presupuesto para financiar los comicios del 2 de marzo, por tercera vez en menos de un año.
Cientos de miles de shekels volverán a ser arrojados a la basura por tercera vez consecutiva en lugar de ser transferidos al deteriorado sistema de salud y a los sectores sociales más carenciados.
No pocos deben estar tentados a citar el dicho popular que reza que la piedra que tira un necio al pozo, cien sabios no podrán sacar. Pero, ¿deberían los 120 miembros del Parlamento ser acusados de incompetencia y mezquindad por arrastrar a millones de israelíes a nuevos comicios o ese es el precio que un sistema democrático sano y altamente competitivo nos obliga a pagar?
De cualquier manera, mientras los profesores de Ciencias Políticas tratan de encontrar una respuesta al intrigante acertijo y los políticos se arrancan los ojos; existe indudablemente una marea silenciosa de científicos y técnicos que saben trabajar en equipo y empujan las fronteras del conocimiento hacia adelante. Ellos componen la llamada “Nación Start Up” (Start Up Nation), de la que indudablemente forman parte los trabajadores de Haban Labs, inmersos en el ámbito de la inteligencia artificial.
Una de las teorías es que precisamente el entorno competitivo, irreverente igualitario y democrático de Israel, lo que se suele llamar “cultura”, es el medio ambiente que ha favorecido el desarrollo de un exitoso sector de alta tecnología.
En qué medida los beneficios que produce el sector pueden motorizar la economía en general o arrastrar a capas más amplias de la población es una pregunta que debería estar en el centro del debate público y no solo interesar a los políticos cuando se trata de encontrar fondos para financiar sus campañas electorales.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Christine Schmidt Pixabay
El canal libanés Al Mayadeen, vinculado a la organización terrorista chií Hezbollah, asevera haber obtenido una copia de la propuesta de paz del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para resolver el conflicto israelí-palestino.
Según el informe, el llamado “Acuerdo del Siglo” consistiría en un acuerdo trilateral entre Israel, la Organización para la Liberación Palestina (OLP), y el grupo terrorista islamista Hamás, para la creación de un estado denominado “Nueva Palestina” en Cisjordania (Judea y Samaria) y Gaza.
Este estado no incluiría los asentamientos israelíes, incluso aquellos aislados, que permanecerían bajo la soberanía israelí.
Jerusalén permanecería unida y sería compartida entre Israel y Nueva Palestina, en tanto que los habitantes árabes domiciliados mayoritariamente en la parte este de la ciudad se convertirían en ciudadanos del estado palestino.
El proyecto, sugiere que la municipalidad de Jerusalén estará a cargo de todo el territorio de la ciudad, excepto en cuestiones de educación, que será provista por Nueva Palestina, y que pagará los impuestos inmobiliarios y el agua.
Los judíos no podrán comprar viviendas árabes, y tampoco los árabes podrán adquirir casas judías. “No se anexarán áreas adicionales a Jerusalén y los sitios sagrados permanecerán como lo están en la actualidad”, según Al Mayadeen.
Con respecto a Gaza, el borrador estipula que Egipto cederá territorios a Nueva Palestina con el objetivo de erigir un aeropuerto y fábricas, y también para el uso agrícola y comercial, pero no se les permitirá a los palestinos vivir en ellos.
El reporte sugiere, que en el acuerdo, Arabia Saudita se convertirá en el custodio del Monte del Templo de Jerusalén, que está actualmente bajo custodia jordana y palestina y protegido por la policía israelí. Mientras que Israel retendrá la soberanía general sobre el lugar.
El plan de paz exige la inmediata y completa desmilitarización de las fuerzas palestinas, incluyendo a la organización terrorista Hamás. El estado palestino tendrá prohibido erigir un ejército. De cualquier manera, los reiterados intentos de reconciliación entre los palestinos han fracasado en gran medida por la renuencia de Hamás a abandonar sus armas.
Los detalles del informe han recibido una amplia cobertura en Israel; a pesar de que no hay ninguna confirmación oficial desde EE.UU. sobre la veracidad de la información y de que los pormenores difieren drásticamente con respecto a los comentarios ofrecidos por altos funcionarios norteamericanos, incluyendo los de Jared Kushner, el alto asesor y yerno de Trump, quien indicó reiteradamente que el plan de paz no sugiere la creación de un estado palestino.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243