Agosto 14, 2020
Benny Gantz dialoga con el director del Instituto de Investigación Bilógica, Prof. Shmuel Shapira en el laboratorio de Ness Ziona Foto: Ariel Hermoni Ministerio de Defensa vía Facebook
Israel comenzará a probar una posible vacuna contra la COVID-19 en humanos a partir de octubre, anunció hoy el ministro israelí de Defensa, Benny Gantz.
El Instituto de Israel para la Investigación Biotecnológica, dependiente del Ministerio de Defensa, iniciará los test con seres humanos en unos dos meses, lo que podría suponer la fase final para elaborar un potencial antídoto contra el coronavirus.
"El producto está a mano", dijo Shmuel Shapira, director general del instituto, que trabaja desde hace meses en el desarrollo de la vacuna, la cual aún debe pasar procedimientos regulatorios y los ensayos en humanos, pero aseguró que se va por el buen camino.
Las pruebas se harán en coordinación con el Ministerio de Salud, "según todos los procesos requeridos" en seguridad médica, agregó Gantz, que hoy visitó el centro de investigación para conocer los últimos avances, y concretó que todo se pondrá en marcha tras el período de festividades judías que acaba a mediados de octubre.
El pasado junio el centro probó con éxito la vacuna en roedores, una etapa preliminar clave para su desarrollo que puede seguir con otros animales y, por último, pasar a la experimentación con humanos, un paso final para comprobar la efectividad y posibles efectos secundarios de la vacunación.
El instituto, igual que otros centros científicos israelíes y de todo el mundo, trabaja contrarreloj para hallar algún antídoto contra la COVID-19 desde el inicio de la pandemia.
En mayo, consiguió desarrollar anticuerpos que neutralizan el virus, y que podrían servir para acelerar la creación de fármacos.
Todo ello se produce mientras Israel sigue en una fuerte segunda ola de coronavirus y en una situación económica frágil, lo que ha hecho crecer el malestar popular contra la gestión gubernamental.
El país comienza a alejarse de los 2.000 casos diarios que alcanzó en julio, pero los últimos tres días siguió superando ampliamente el millar (mil), y registró entre 1.800 y 1.700 infecciones diarias, por lo que la propagación de la enfermedad no se da por controlada.
Las autoridades se han puesto un margen de dos semanas para aplanar la curva y decidir si vuelven al confinamiento o a medidas de cierre parciales o totales, unas restricciones que por ahora se resisten a imponer para no causar mayores daños en la economía.
Israel -con unos nueve millones de habitantes- contabiliza hasta el momento más de 78.000 contagios y un total de 569 fallecidos. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Onda de choque durante la explosión en Beirut Foto: Karim Sokhn/Instagram/Ksokhn + Thebikekitchenbeirut/vía REUTERS
La Organización del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBTO, por sus siglas en inglés) analiza los datos de la gran explosión que el martes causó más de cien muertos en Beirut, registrada en diversas estaciones de su red internacional de medición.
"Nuestros equipos están estudiando los datos", confirmó hoy en Viena Gill Tudor, portavoz de la CTBTO, un organismo del sistema de Naciones Unidas con sede en la capital austríaca.
La enorme detonación fue registrada por el Sistema Internacional de Vigilancia (SIV) de la organización, una red mundial de instalaciones de vigilancia sismológica, hidroacústica e infrasónica.
Si bien su fin es detectar posibles explosiones nucleares y obtener pruebas de que se han producido, la red detecta y localiza también la energía liberada por una explosión, ya sea nuclear o no, o por un fenómeno natural producido en el subsuelo, bajo el agua o en la atmósfera.
De momento, tal y como comunicó el martes por la noche el secretario ejecutivo de la CTBTO, Lassina Zerbo, en su cuenta de Twitter, los expertos analizan sobre todo los datos de dos estaciones, una en Alemania y otra en Túnez, destacó Tudor.
"El SIV detectó fuertes señales de una gran explosión en Beirut" el 4 de agosto de 2020 a las 15.05 GMT en las estaciones infrasónicas I48TU de Túnez y 126DE de Alemania", indicó Zerbo en su tuit.
"Analistas continúan revisando los datos. Nuestros pensamientos están con las muchas víctimas que causó la explosión. Solidaridad con el Líbano", concluye el breve mensaje.
Hasta ahora, no hay indicios de eventuales materiales nucleares en la explosión, ni parece probable, confirmó la portavoz.
No obstante, admitió que la organización no está aún en condiciones de descartar al cien por cien tal eventualidad, dado que verificar la presencia de radionúclidos requeriría más tiempo, mientras que la detección de la explosión en sí misma por la red se produce de forma inmediata.
Según indicó el primer ministro libanés, Hassan Diab, en una reunión con el presidente de la República, Michel Aoun, un cargamento de nitrato de amonio de 2.750 toneladas sin custodiar fue la causa de la explosión, aunque se desconoce el origen.
Al menos cien personas perdieron la vida y unas 4.000 han resultado heridas por la deflagración. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Vista del puerto de Beirut tras la explosión Foto: REUTERS/Mohamed Azakir
Israel ofreció al Líbano ayuda médica humanitaria a través de canales militares y diplomáticos internacionales. El Estado judío ofreció al Líbano a través de esos factores la absorción de heridos. El portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en idioma árabe expresó en un mensaje en Twitter que “es momento de dejar a un lado las disputas” y el presidente Reuvén Rivlin, declaró que “compartimos el dolor del pueblo libanés y les ofrecemos sinceramente nuestra ayuda en este momento difícil”.
El presidente norteamericano, Donald Trump, formuló inusuales declaraciones durante una conferencia de prensa. A pesar de que en el Líbano se ha dicho que se trató de un accidente provocado por la negligencia, el mandatario estadounidense expresó que “parece un ataque espantoso”.
“Me he reunido con algunos de nuestros grandes generales y ellos parecen sentir que lo fue. Esto no fue un suceso tipo una explosión industrial”, indicó Trump contradiciendo la versión de las autoridades libanesas.
“Esto parece que fue, según ellos [los generales], lo sabrán mejor que yo, pero parece que piensan que fue un ataque, fue algún tipo de bomba”, agregó el mandatario estadounidense, quien aseguró que su país está dispuesto a enviar ayuda al Líbano.
El primer ministro libanés, Hassan Diab, afirmó que “todo el Líbano está hoy destruido”, y prometió que los responsables del desastre serán castigados. Al menos 100 personas murieron y alrededor de 4.000 resultaron heridas a raíz de la explosión en el puerto de Beirut, que desató el caos en la capital libanesa. La energía eléctrica se interrumpió durante la evacuación de los heridos atrapados entre los escombros. A raíz del gran número de heridos, los hospitales están operando a decenas de personas en forma simultánea, algunos de ellos en los pasillos.
La Fuerza de Paz de Naciones Unidas en el Líbano (FINUL) anunció que algunos de sus miembros resultaron gravemente heridos por la gran explosión en el puerto de Beirut, que afectó a uno de sus barcos atracado en el muelle.
Una fuente política libanesa dijo que Israel no tiene ninguna relación con el incidente. Factores vinculados al grupo terrorista chií Hezbollah manifestaron que los reportes que sugieren que se trató de un ataque israelí no son ciertos.
El primer ministro libanés, Hassan Diab, reveló en una reunión con el presidente del país del cedro, Michel Aoun, que la causa de la devastadora explosión fue un cargamento sin custodiar de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, que está desde hace seis años en un depósito sin tomarse las medidas preventivas.
El Consejo de Defensa Supremo declaró Beirut como “zona de catástrofe” así como el estado de emergencia durante dos semanas.
texto alternativo descriptivo
texto alternativo descriptivo
texto alternativo descriptivo
texto alternativo descriptivo
texto alternativo descriptivo
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Un bajo nivel de vitamina D en el plasma sanguíneo podría ser un factor de riesgo independiente para la infección y posterior hospitalización por COVID-19. Foto Beverly Buckley Pixabay

Un estudio israelí respalda la investigación que muestra que los suplementos vitamínicos podrían ayudar a evitar los graves efectos respiratorios.
Un bajo nivel de vitamina D en el plasma sanguíneo podría ser un factor de riesgo independiente para la infección y posterior hospitalización por COVID-19. Así lo informaron científicos del servicios de salud Leumit y la Facultad de Medicina Azrieli de la Universidad de Bar-Ilan.
Los investigadores llegaron a esa conclusión tras usar datos reales de unos 782 israelíes que dieron positivo en sus pruebas de coronavirus y unas 7.025 personas cuyo resultado fue negativo.
“El principal descubrimiento fue la asociación significativa de un nivel bajo de vitamina D en plasma con la probabilidad de infección por COVID-19 entre los pacientes que fueron evaluados, incluso después del ajuste por edad, sexo, nivel socioeconómico, enfermedades crónicas y trastornos mentales y físicos”, explicó el doctor Eugene Merzon, jefe del Departamento de Atención Administrada de Leumit y miembro del Departamento de Medicina Familiar de la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv.
El especialista amplió que el bajo nivel de vitamina D se asoció con el riesgo de hospitalización debido a la infección por COVID-19 aunque esta asociación no fue significativa luego del ajuste por otros factores.
La investigación sigue a algunos estudios mundiales que ya demostraron el pronunciado impacto de los metabolitos de la vitamina D en la respuesta del sistema inmune y en el desarrollo de la infección por COVID-19. ”Lo que descubrimos se corresponde con los resultados de estudios previos en el campo. Se informó de un menor riesgo de infección aguda del tracto respiratorio después de la suplementación con vitamina D”, describió el doctor Ilan Green, director del Instituto de Investigación de Leumit.
Su informe sobre el estudio fue publicado en The FEBS Journal y se espera que tenga un gran impacto debido al tamaño de la investigación y la estructura basada en la población.
Fascinantes descubrimientos
La doctora Milana Frenkel-Morgenstern, líder del grupo de investigación de la Facultad de Medicina Azrieli, añadió que el análisis mostró que las personas que dieron positivo eran mayores que las no infectadas. “De forma curiosa se demostró que las distribuciones de dos picos para los grupos de edad confieren un mayor riesgo de COVID: alrededor de los 25 años y también en los 50 años. El primer pico puede explicarse por los fuertes hábitos sociales a temprana edad. El pico a los 50 años se puede analizar por las relaciones sociales pero también con enfermedades crónicas”, explicó.
A su vez, el doctor Shlomo Vinker, director médico de Leumit, afirmó que se sorprendió al descubrir que las condiciones médicas crónicas, como la demencia, las enfermedades cardiovasculares y pulmonares crónicas que en estudios previos se consideraron muy riesgosas, no se encontraron como un aumento de la tasa de infección en nuestro estudio.
Sin embargo, Vinker dijo que “este descubrimiento está muy sesgado por las severas restricciones de contacto social que se impuso a toda la población durante el brote de coronavirus. “Así, suponemos que al seguir las instrucciones del Ministerio de Salud, los pacientes con afecciones médicas crónicas redujeron significativamente sus contactos sociales. De hecho, esto podría minimizar el riesgo de infección por COVID-19 en ese grupo de pacientes”, se explayó.
El equipo conjunto de investigación planea evaluar los factores asociados con la mortalidad de coronavirus en Israel. «Estamos dispuestos a encontrar asociaciones con los resultados clínicos de la nueva enfermedad con, por ejemplo, el control glucémico previo a la infección de pacientes con COVID-19, para evaluar el riesgo de mortalidad debido a la infección», manifestó Merzon.​
Fuente: ISRAEL21c
Pacifico Comunicaciones
Victor Villasante
Foto: Magen David Adom vía Facebook

Mientras se busca una vacuna hay una necesidad urgente de hallar tratamientos efectivos para la enfermedad respiratoria y el país está a la vanguardia.
Mientras tanto, hay una urgente necesidad de dar con tratamientos efectivos para enfermos del coronavirus SARS-CoV-2.
La mayoría de los tratamientos potenciales apuntan a la inflamación pulmonar potencialmente mortal típica de los casos graves de COVID-19 que es causada por un fenómeno llamado “tormenta de citocinas”.
Estas son proteínas que desencadenan la inflamación como una respuesta natural a la infección. En respuesta a una sobrecarga de virus -en este caso en los pulmones- el sistema inmunológico activa una tormenta de citocinas. Cuando estas son demasiadas provocan una alta inflamación que puede dañar los pulmones y causar dificultades respiratorias.
Los hospitales de Israel fueron de los primeros en usar la dexametasona, un medicamento esteroide, para detener las “tormentas de citocinas” y reducir la inflamación pulmonar en pacientes con COVID-19 gravemente enfermos. Sin embargo, los esteroides pueden suprimir la respuesta inmune con demasiada fuerza.
Por otra parte, un hospital israelí se encuentra entre los primeros en realizar un ensayo clínico aleatorizado (y doble ciego) controlado con placebo de la ivermectina, un remedio para tratar infecciones parasitarias en personas y animales, para ver si se logra acortar la duración de la enfermedad al ser administrado a pacientes con COVID-19 inmediatamente después de ser diagnosticados.
En el país también se formulan nuevas terapia. En esta nota reunimos los 13 posibles tratamientos desarrollados en Israel. Todos usan una variedad de enfoques como células derivadas de la placenta, péptidos, plasma sanguíneo de pacientes recuperados y el compuesto CBD de cannabis.
“Creemos que la humanidad necesita una caja de herramientas de diferentes soluciones para tratar el COVID-19”, afirmó Immanuel Lerner, director general de Pepticom, una de las compañías citadas a continuación.
Pluristem
El 11 de junio, Pluristem Therapeutics de Haifa anunció un estudio de eficacia y seguridad multicéntrico de Fase 2 de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) de sus células PLX-PAD para el tratamiento de COVID-19 grave complicado por síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA).
PLX, una terapia celular inyectada derivada de placenta regenerativa, estimula las células T reguladoras naturales del sistema inmune y los macrófagos M2, probablemente con la prevención o con la acción de revertir una “tormenta de citocinas. Las células PLX reducen de forma potencial la incidencia o la gravedad de la neumonía y neumonitis por coronavirus.
Pluristem ya trató a pacientes con COVID-19 bajo programas de uso compasivo en Israel y EEUU. Los datos iniciales de 18 pacientes mostraron que el 75 por ciento no tenía ventilación mecánica en 28 días.
“Las células PLX están disponibles en el mercado y una vez comercializadas, se pueden fabricar en grandes cantidades, ofreciendo así una ventaja clave para enfrentar una pandemia global”, afirmaron desde la compañía.
Silkim
Recientemente, Silkim Pharma (Jerusalén) presentó Coronzot, un novedoso tratamiento para pacientes con COVID-19 con síntomas moderados a severos, al programa Investigational New Drug (IND) de la FDA.
Esa designación permitiría a Silkim iniciar ensayos clínicos en humanos y enviar Coronzot a través de las líneas estatales antes de que se apruebe una solicitud de comercialización.
El nuevo mecanismo de Coronzot apunta a un factor fundamental en las “tormentas de citocinas”: elimina una acumulación excesiva inflamatoria de hierro lábil y lo reemplaza con una pequeña cantidad de galio o zinc.
Esto no solo suprime la tormenta, sino que también inhibe las proteínas virales que atacan los pulmones y el corazón. El galio inhabilita la replicación del virus y promueve la apoptosis (autodestrucción) de las células ya invadidas. El zinc ayuda a suprimir las reacciones inflamatorias y las enzimas que permiten la replicación del coronavirus.
La compañía participa de forma activa en el proceso de la FDA. “Esperamos conseguir el IND y luego avanzar hacia la realización de estudios clínicos de Coronzot para COVID-19”, afirmó Dror Chevion, director general de la compañía.
RedHill Biopharma
RedHill Biopharma, con sede en Raleigh, Carolina del Norte (EE.UU.) y Tel Aviv, avanza rápidamente en su programa de desarrollo con Opaganib para COVID-19. Así lo declaró en junio el doctor Mark L. Levitt, director médico de la empresa.
RedHill adquirió Opaganib de Apogee Biotechnology, un laboratorio que desarrolló este medicamento oral para combatir el cáncer, las inflamaciones y los virus.
RedHill vio resultados preliminares alentadores de seis pacientes israelíes con COVID-19 que recibieron Opaganib bajo uso compasivo para reducir la inflamación pulmonar. Todos pudieron dejar el oxígeno complementario y ser dados de alta del hospital sin tener que recibir la asistencia de un respirador.
La empresa planea realizar un estudio clínico de fase 2/3 controlado por placebo, aleatorizado, doble ciego y multicéntrico en 270 pacientes estadounidenses con neumonía grave por COVID-19. “Estamos ampliando el programa de desarrollo a Rusia y otros países europeos, en paralelo con el estudio clínico de EEUU para acelerar la recopilación de datos sólidos sobre la eficacia potencial de Opaganib contra el COVID-19”, manifestó Levitt.
Esta compañía trabaja con agencias gubernamentales de todo el mundo para permitir que más pacientes accedan al medicamento en investigación a través de estudios clínicos y programas de uso compasivo.
InnoCan
InnoCan Pharma Israel y la compañía de transferencia de tecnología de la Universidad de Tel Aviv, Ramot, colaboran para desarrollar una nueva tecnología de exosoma cargada de CBD para combatir la inflamación pulmonar
Los exosomas, pequeñas partículas creadas a partir de células madre, pueden actuar como “misiles guiados” dirigidos a órganos dañados específicos y facilitar la comunicación de célula a célula.
El objetivo es ver que la combinación de las propiedades de curación celular de los exosomas con las propiedades antiinflamatorias del compuesto CBD derivado del cannabis tenga un fuerte efecto sinérgico. El tratamiento se administra por inhalación.
Stero Biotechs
Stereo Biotechs (Bnei Brak) comenzó un pequeño ensayo clínico en el Centro Médico Rabin en Petaj Tikva sobre la tolerabilidad, seguridad y eficacia de un tratamiento con esteroides mejorado con CBD para pacientes hospitalizados COVID-19.
“El tratamiento con esteroides suele ser la primera o segunda línea de tratamiento para pacientes hospitalizados. El CBD mejora el efecto terapéutico del tratamiento con esteroides y trata el mecanismo biológico afectado por el virus“, explicaron desde la compañía.
Eybna y CannaSoul
Dos empresas israelíes de I + D de cannabis, Eybna Technologies y CannaSoul Analytics desarrollan una formulación de terpeno patentada para modular las “tormentas de citocinas”.
Los terpenos son compuestos orgánicos que se encuentran en el cannabis y otras plantas. Los estudios sugieren que pueden ser agentes antivirales efectivos.
El ensayo de “tormenta de citocinas” de CannaSoul (lo hizo su filial Myplant-Bio) ayudará a optimizar y personalizar la novedosa formulación inhalada NT-VRL de Eybna para el tratamiento y la prevención de infecciones virales en poblaciones de alto riesgo y pacientes activamente enfermos.
“La formulación NT-VRL está destinada a ser utilizada por inhalación. Este método de entrega aumenta de forma dramática la biodisponibilidad de los terpenos al contactar directamente a las células infectadas en el sistema respiratorio”, remarcó Dedi Meiri, director de CannaSoul.
La compañía tiene como meta identificar otras moléculas de cannabis capaces de suprimir una “tormenta de citocinas” en respuesta a COVID-19 sin golpear por completo el sistema inmunitario. También estudia cómo las moléculas de cannabis podrían modular al receptor ACE2 e impedir que el virus inyecte su expresión genética en las células humanas.
Kamada
Con sede en Rejovot, la empresa Kamada comenzó a suministrar su tratamiento experimental de IgG hiperinmune derivada de plasma para uso compasivo en casos graves de COVID-19 en Israel.
El tratamiento se basa en plasma donado por pacientes israelíes recuperados de COVID-19. Un paciente gravemente enfermo en el Centro Médico Hadassah mostró una mejoría inicial después de recibir la terapia experimental con IgG pero finalmente no sobrevivió.
Mientras la empresa Kedrion recolecta plasma de pacientes estadounidenses recuperados de COVID-19 en 23 centros aprobados por la FDA en todo EEUU, Kamada espera usarlo para fabricar lotes adicionales del producto.
“Por lo que sabemos, Kamada es la primera compañía a nivel mundial en completar la fabricación de un producto de IgG derivado de plasma para el tratamiento de COVID-19”, contó Amir London, director general de Kamada.
Instituto de Israel para la Investigación Biológica (IIBR)
El Instituto de Investigación Biológica de Israel (IIBR) administrado por el gobierno anunció en mayo que los análogos de dos medicamentos para la enfermedad de Gaucher demostraron ser efectivos contra el SARS-CoV-2.
Este cóctel de medicamentos está compuesto por Cerdelga y un análogo de un segundo medicamento en etapas avanzadas del proceso de aprobación.
El estudio del IIBR en cultivos celulares demostró que el tratamiento con dos fármacos redujo de forma significativa la capacidad de replicación del coronavirus y la destrucción de la célula infectada. El tratamiento potencial está en fase de prueba en animales infectados con el coronavirus.
Por otra parte, el IIRB también aisló varios anticuerpos clave contra el coronavirus que neutralizaron con éxito el coronavirus agresivo en pruebas de laboratorio. Estos podrían formar la base de un tratamiento futuro después de más pruebas.
Pepticom
Pepticom (Jerusalén) diseña reemplazos novedosos de péptidos con inteligencia artificial. Y lo hace por computadora.
Tres meses atrás, Pepticom comenzó a implementar su tecnología de inteligencia artificial patentada en varias proteínas de coronavirus para identificar nuevos péptidos que inhiben la interacción entre la proteína espiga del SARS-Cov-2 y el receptor ACE2, evitando así que el virus ingrese a la célula.
Immanuel Lerner, director de la empresa, dijo que tres de esas proteínas ya fueron identificadas y están siendo validadas en el laboratorio.
“Usar inteligencia artificial es una forma rápida de encontrar los péptidos, que son menos costosos y más fáciles de producir que los anticuerpos”, le explicó Lerner a ISRAEL21c. Y añadió: “Hay muchas partes interesadas en ver nuestros resultados y encontrar formas de desarrollar esto aún más”.
Bonus BioGroup
En abril, Bonus BioGroup comenzó un estudio preclínico de MesenCure, su medicamento usado para tratar la dificultad respiratoria aguda y potencialmente mortal en pacientes con coronavirus y neumonía.
MesenCure tiene células estromales mesenquimales (madre) activadas de donantes adultos sanos. La activación de estas tiene como objetivo aumentar su capacidad para reducir la inflamación pulmonar, promover la regeneración del tejido pulmonar enfermo y aliviar los síntomas respiratorios y de otro tipo en los pulmones.
El desarrollo de MesenCure se basa en más de una década de experiencia y tecnologías relacionadas que Bonus BioGroup ya usó para desarrollar su producto líder, un injerto óseo diseñado por tejidos también basado en MSC.
“Con el brote actual de coronavirus, Bonus BioGroup inició estudios de cultivo de tejidos sobre el potencial de estas células más activadas para aliviar la inflamación incluso en los pulmones y para posiblemente atenuar la “tormenta de citocinas” en pacientes con COVID-19”, explicaron desde la compañía.
Se espera que el estudio preclínico en varios modelos animales se complete en este trimestre vigente. La empresa manifestó que los resultados preliminares indicaron que “luego del tratamiento con MesenCure, la apariencia microscópica de los pulmones tratados fue similar a un pulmón sano, y se logró una mejora significativa en los parámetros relacionados adicionales “.
Bonus BioGroup presentó estos resultados a 1.800 científicos, médicos y líderes de opinión pública en la conferencia virtual de la Sociedad Internacional de Terapia Celular y Genética en mayo.
NanoGhost
La profesora Marcelle Machluf del Instituto Tecnológico Technion de Israel desarrolló una tecnología de administración de fármacos que utiliza células madre mesenquimales reconstruidas como nano vesículas para transportar medicamentos de forma directa a un objetivo.
NanoGhost es la empresa emergente creada para comercializar la tecnología, que ya demostró ser exitosa en el tratamiento del cáncer de páncreas, pulmón, mama, próstata y cerebro en ratones. La tecnología NanoGhost ya fue patentada en EEUU y Europa con patentes adicionales pendientes en India y China.
Hoy, Machluf adapta su tecnología para crear un señuelo que atraiga y atrape el coronavirus, lo que provoca una infección menos grave.
Enlivex
Enlivex Therapeutics (Ness Ziona) desarrolla Allocetra, un nuevo medicamento de inmunoterapia para tratar la disfunción orgánica y la insuficiencia aguda de múltiples órganos asociada con sepsis y COVID-19 así como tumores sólidos.
Allocetra reequilibra un sistema inmune gravemente desequilibrado al comprometerse con los mecanismos de regulación propios del sistema inmune y está diseñado para restablecer el equilibrio inmune seguro después de una “tormenta de citocinas”.
Enlivex ya comenzó a reclutar pacientes con COVID-19 en Israel y EEUU para evaluar el efecto potencial de Allocetra en casos moderados a severos. Se espera una habilitación de la Oficina de Patentes de Japón para este trimestre.
Instituto Weizmann de Ciencias
El químico orgánico Nir London del Instituto de Ciencia Weizmann de Rejovot es colíder de un proyecto de colaboración para identificar moléculas pequeñas que pueden unirse e inhibir una enzima proteasa que el SARS-CoV-2 necesita para reproducirse.
London y su equipo de investigación ya habían desarrollado un método avanzado para identificar posibles inhibidores de numerosas proteínas.
El proyecto actual ya identificó alrededor de 80 inhibidores primarios que serán investigados en profundidad por su potencial como punto de partida para nuevos medicamentos contra el coronavirus.
London trabaja con investigadores de la Universidad de Oxford, el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, la Universidad de Columbia Británica y la empresa de biotecnología con sede en California PostEra.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 43

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243