Septiembre 28, 2021

Los desafíos al alto el fuego en Gaza están surgiendo rápidamente Destacado

Junio 26, 2021 214 0
Hamás siempre priorizará sus objetivos ideológicos y políticos radicales sobre las consideraciones pragmáticas cuando esos dos factores entren en conflicto.
Sitio de lanzamiento de cohetes de largo alcance de Hamas en el barrio de Zeitoun de Gaza, imagen del portavoz de las FDI a través de Wikimedia Commons Mientras los tomadores de decisiones israelíes monitorean los renovados esfuerzos de Hamas para acumular fuerza después de la Operación Guardián de las Murallas, se enfrentan a dilemas al buscar opciones "menos-peores".
Desde que tomó el poder en un violento golpe de Estado en Gaza en 2007, Hamas ha librado cuatro grandes conflictos armados con Israel, además de otros muchos más pequeños.
La frecuencia de estos conflictos y la cantidad de tiempo que tardó la disuasión israelí en disiparse entre rondas de combate indican desafíos constantes a los intentos de Israel de contener a Hamas en Gaza y mantener la arena de Gaza relativamente estable.
Esto contrasta fuertemente con el escenario libanés, que se ha mantenido en gran parte estable desde la Segunda Guerra del Líbano de 2006 (aunque presenta sus propios desafíos crecientes para los enfoques de contención a largo plazo).
No hay un régimen gobernante alternativo a la vista para Gaza, y el sistema de defensa israelí considera poco realista cualquier idea de una presencia gobernante de la Autoridad Palestina a corto plazo en la Franja.
Israel está decidido a no volver a gobernar a unos dos millones de hostiles habitantes de Gaza y ser responsable de sus necesidades diarias, por lo que el predeterminado enfoque de contener a Hamas sin derrocarlo es la opción a la que Israel ha recurrido desde 2007. Esto también fue cierto en el caso del conflicto de 11 días que estalló en mayo, denominado por Israel Operación Guardián de las Murallas.
En los últimos años, Gaza ha oscilado como un péndulo entre escaladas e intentos de alcanzar entendimientos acordados a más largo plazo entre Israel y Hamas.
Intermediarios como Egipto, la ONU y otros han intentado ayudar a negociar entendimientos más estables, pero hasta ahora, todos esos esfuerzos han fracasado.
Incluso ahora, fuentes de defensa israelíes advierten que otra escalada podría ser inminente, poco después de que las armas se silenciaran en mayo. El jefe de la oficina política de Hamas en Gaza, Yahya Sinwar, está enviando el mensaje a Israel de que se le está acabando la paciencia debido a las fallidas conversaciones mediadas sobre los arreglos posteriores al conflicto. El primer ministro israelí, Naftali Bennet, ha prometido un nuevo enfoque de tolerancia cero a los tipos de "tácticas de presión" que Hamas utilizó en el pasado para lograr que Israel aceptara sus demandas, como incendios provocados, globos explosivos y lanzamiento de cohetes.
En última instancia, las acciones de Hamas después del último enfrentamiento parecen sugerir que siempre dará prioridad a sus objetivos ideológicos y políticos radicales sobre las consideraciones pragmáticas cuando esos dos factores entren en conflicto.
Si bien Hamas está abierto a explorar temporalmente rupturas tácticas para dar a los civiles de Gaza un respiro y a su propio ala militar la oportunidad de rearmarse y "reconstruir mejor", si identifica una oportunidad para promover sus objetivos ideológicos radicales a largo plazo o mejorar su situación política, entonces tendrá prioridad sobre la realpolitik pragmática.
Cuando Hamas disparó siete cohetes contra Jerusalén y el sur de Israel el 10 de mayo, lo hizo porque vio una oportunidad de oro para superar a su rival, la Autoridad Palestina dirigida por Fatah, y promocionarse como el auténtico defensor de Jerusalén y la Mezquita Al-Aqsa. Pero también lo hizo porque su programa de fortalecimiento de la fuerza había alcanzado nuevos hitos, y el diverso arsenal de cohetes de Hamas hizo que su liderazgo tuviera confianza y estuviera preparado para asumir riesgos.
Todos los riesgos que asumió Hamas en las últimas semanas fueron diseñados para servir a un objetivo estratégico más amplio: la eventual toma de posesión por Hamas de la Ribera Occidental [Cisjordania]. Este objetivo está impulsado por la determinación ideológica de Hamas de rodear a Israel con bases de cohetes y escuadrones terroristas por dos lados y acabar con la competencia de rivales palestinos no islamistas en el proceso.
Antes del conflicto de mayo, el Comando Sur de las FDI había estado persiguiendo un triángulo estratégico compuesto por tres objetivos claves: impulsar la preparación de Israel para la guerra, llevar a cabo una campaña para interrumpir el aumento de fuerzas de Hamas y lanzar un esfuerzo continuo de mejora humanitaria y económica en Gaza.
El objetivo de prevenir el rearme de Hamas se ha vuelto significativamente más importante para Israel después del conflicto de mayo. Esto se basa en el entendimiento de que un Hamas bien armado es un Hamas demasiado confiado, uno que está preparado para asumir nuevos tipos de riesgos.
Los intentos anteriores de crear estabilidad a largo plazo se basaron en la idea de permitir que Gaza desarrollara su economía y sociedad, algo que Israel considera alineado con sus propios intereses de seguridad, siempre que no fortalezca al ala militar de Hamas en el proceso.
Sin embargo, estos esfuerzos no han logrado en gran medida llevar a la estabilidad, al igual que los esfuerzos para asegurar la liberación de los MIA [desaparecidos en combate] israelíes y los civiles retenidos por Hamas a través de un acuerdo de intercambio de prisioneros.
La cuestión de si una fórmula para un arreglo a largo plazo es simplemente demasiado esquiva para ser alcanzada permanece abierta. Los acontecimientos ocurridos desde 2007 sugieren fuertemente que la respuesta es afirmativa.
De hecho, la escalada de mayo pone en duda la noción de que la máxima prioridad de Hamas ha sido mejorar la situación económica y civil-humanitaria de Gaza.
Sinwar está preparado para promover los intereses económicos civiles de Gaza solo cuando hacerlo no interfiera con el objetivo ideológico de Hamas de establecer y expandir una fortaleza armada islamista.
Sinwar y el comandante del ala militar de Hamas, Muhammad Deif, parecen demasiado ansiosos por integrar a su ejército de Gaza en el club de apadrinados del "anillo de fuego" iraní con el que la República Islámica está tratando pacientemente de rodear a Israel.
Hamas no dudó en arriesgarse a la guerra el mes pasado para promover sus maniobras ideológicas sobre los intereses del pueblo de Gaza, arrastrándolo a otro conflicto y causándole mucho sufrimiento.
Al examinar la llamada crisis de identidad de Hamas, una pregunta que a menudo se plantea es cómo se ve a sí mismo el movimiento terrorista islamista. ¿Es un régimen político-civil, un ejército terrorista, un movimiento nacional-pragmático o una fuerza fundamentalista radical islamista?
Los últimos acontecimientos parecen llevar a la conclusión de que Hamás se ve a sí mismo ante todo como una fuerza islamista revolucionaria. Su máxima prioridad es usar su control de Gaza para construir un ejército y luego expandir su control a la Ribera Occidental derrocando o asumiendo el control de la Autoridad Palestina.
En el pasado, los esfuerzos de Hamas por llegar a un entendimiento con Israel fueron desafiados por la Jihad Islámica Palestina, planteando la pregunta de si Hamas algún día podría convertirse en un "ejecutor de la calma" a pesar de su ideología destructiva. Tales ideas carecen de mucha evidencia de apoyo después de la Operación Guardián de las Murallas.
El alto costo en sangre y tesoro de una ofensiva terrestre total en Gaza para alterar fundamentalmente esta preocupante realidad estratégica ha disuadido a los sucesivos gobiernos israelíes de ordenar esta opción.
Esto también significa que la idea de una victoria clara ha dejado de ser relevante cuando se refiere a los tratos militares de Israel con Hamas.
Israel está luchando contra una organización militar no estatal que está lo suficientemente descentralizada como para poder disparar cohetes hasta el último día de un conflicto, sin importar cuán efectivos sean los ataques de la IAF [Fuerza Aérea Israelí] y la inteligencia israelí.
Sin embargo, puede ser prematuro descartar una clara victoria en el futuro.
Como parte de su carrera armamentista en curso con ejércitos terroristas, las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] están trabajando en una nueva capacidad tecnológica que implica interceptar cohetes en su etapa de ascenso, eliminando así, en la mayoría de los casos, las sirenas de advertencia en las ciudades israelíes, y utilizando una gran red de misiles y sensores para disparar a todos los lanzadores enemigos dentro de los 15 segundos de su ataque a Israel.
Si tiene éxito, tal salto tecnológico podría, en teoría, eliminar la única arma importante que queda en manos de Hamas en este momento, que es su diverso arsenal de cohetes, construido con el conocimiento, la financiación y el entrenamiento iraníes.
Sin embargo, en un futuro a más corto plazo, las nubes del conflicto con Hamas se vislumbran una vez más.
Israel no está preparado para volver a la realidad anterior que se apoderó de la guerra de Gaza de 2014. Durante esos años, suficiente cemento y metal para construir 20 rascacielos del tamaño de Burj Khalifa ingresaron a Gaza con el propósito de la reconstrucción, pero terminaron bajo tierra en la forma del “Metro” [la ciudad subterránea], o el sistema de túneles de combate.
La insistencia de Israel en cambiar las reglas del juego está arrinconando a Hamas. Israel insiste en que quienes deseen ayudarla a recuperarse instalen nuevas capacidades de inspección en Gaza. Eso significaría que Hamas ya no puede recibir tuberías de metal para las aguas residuales y usarlas para construir motores de cohetes, o tomar recursos destinados a escuelas y hospitales y desviarlos a su ala militar. También significa que la economía de Gaza no puede recibir programas de inversión a gran escala hasta que Hamas libere a dos civiles israelíes cautivos y los restos de dos soldados desaparecidos en combate (aunque cientos de camiones que transportan ayuda humanitaria y bienes básicos continúan cruzando a Gaza todos los días).
Al final del día, el interés de Israel radica claramente en evitar los conflictos, pero la dinámica sobre el terreno no sugiere que la estabilidad a largo plazo esté en el horizonte para Gaza en este momento.
Si Israel permite que el cemento entre libremente en Gaza, se construirán nuevos túneles de combate en poco tiempo. Si impide la entrada del cemento, es probable que Hamas intensifique la situación de seguridad.
Estos dilemas diarios posteriores al conflicto son la realidad que los tomadores de decisiones israelíes deben enfrentar mientras buscan identificar y perseguir las opciones “menos malas” cuando se trata de los sombríos asuntos de una Gaza gobernada por Hamas.
Fuente: BESA - Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos
Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y corresponsal de asuntos militares y estratégicos. Realiza investigaciones y análisis para think tanks de defensa y es el corresponsal militar de JNS. Su libro The Virtual Caliphate explora la presencia yihadista online.
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243