Junio 29, 2022

Cómo la innovación ayudó a Israel a vencer su crisis del agua Destacado

Mayo 14, 2022 95 0
El país es un desierto y sus recursos hídricos son escasos pero hoy produce un 20 por ciento más del recurso natural que necesita. ¿Qué puede aprender el mundo de esto?
Vista aérea de la planta desalinizadora más grande del mundo en Hadera en Israel. Foto: IDE Technologies Wikimedia Commons GFDL Por Max Kaplan-Zantopp
¿Cómo es que Israel, un país cuya superficie es más de la mitad desierto, golpeado con frecuencia por sequías e históricamente maldecido por la escasez crónica de agua, se convirtió en una nación que hoy produce un 20 por ciento más de agua de la que necesita?
La demanda de agua de la población en rápido crecimiento de Israel superó tanto el suministro y la reposición natural de agua potable que para 2015 la brecha entre la necesidad y los suministros de agua natural disponibles alcanzó los 1.000 millones de metros cúbicos.
La recuperación en tal escenario parece muy poco probable pero Israel lo consiguió como pionero sin precedentes en innovación tecnológica e infraestructura para evitar que el país se seque.
Las historias de cambios a nivel nacional como esta son escasas hoy dado el impulso del calentamiento global y la falta de voluntad del mundo para escalar las soluciones necesarias para frustrar sus efectos irreversibles.
Unos 4.000 millones de personas -dos tercios de la población mundial- sufren hoy una extrema escasez de agua durante al menos un mes al año debido a la crisis climática pero Israel, gracias a su priorización nacional y a siete décadas de determinación implacable, se convirtió en un salvavidas y una fuente de esperanza para otros países privados de agua.
Organizaciones israelíes como MASHAV, KKL-JNF, EcoPeace Middle East y el Instituto Aravá difunden de forma activa la experiencia, tecnologías y estrategias políticas de Israel con las comunidades vecinas y distantes que sufren crisis endémicas de agua.
El liderazgo de Israel en la gestión sustentable del agua comenzó con la búsqueda de soluciones al primer y principal problema del país: la distribución desigual del agua dulce en todo el país, un inconveniente que el pensador sionista Theodor Herzl reconoció en su libro “La Vieja Nueva Tierra” de 1902 con un “plan fantástico” para transportar agua a grandes distancias.
Esa fantasía comenzó a transformarse en realidad poco después de que Israel declarara su independencia en 1948 cuando las oleadas de nuevos inmigrantes carecían de agua suficiente para beber y cultivar.
Para satisfacer la creciente necesidad, la compañía nacional de agua de Israel, Mekorot, comenzó a construir el Transportador Nacional de Agua.
Esta red de transporte de agua fue diseñada para bombear agua desde el norte del lago Kineret (Mar de Galilea) y transferir el líquido a regionales en el centro y sur de Israel.

Vista aérea de la planta de filtración de agua de Eshkol en el norte de Israel, la primera de su tipo en el país cuando fue construida en junio de 2007 por Mekorot. La planta filtra el agua bombeada del lago Kineret.Foto: Omar Berner Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0 Pero tras su finalización en 1964, el 80 por ciento del agua transportada por este sistema fue destinada a la agricultura porque el sistema por sí solo no podría satisfacer las necesidades agrícolas y domésticas.
Por suerte, ya se estaba desarrollando una solución gracias al genio innovador de Simja Blass y su hijo Yeshayahu, que en 1959 comenzaron a idear y aplicar una tecnología de riego por goteo. Su revolucionario método aplica lentamente agua de forma directa a las raíces de los cultivos a través de una red de tubos, válvulas y goteros.

Claveles crecen en el vivero Ringel de Israel gracias al riego por goteo. Foto: Martin Fischer/Wikimedia Commons Debido a que este método de suministro evita la mayor parte de la evaporación, las plantas absorben el 95 por ciento del agua que se les aplica, mucho más que el riego por aspersión, por superficie o por inundación. Con el riego por goteo se podría asignar menos agua a las granjas sin comprometer la producción agrícola.
En 1965, el año siguiente a la finalización del transportador de agua, Blass y su hijo comenzaron a distribuir su novedoso sistema de riego por goteo en todo Israel y establecieron Netafim, que sigue siendo líder mundial en el campo.
En la actualidad, este sistema riega el 75 por ciento de los cultivos de Israel pero solo el cinco por ciento de las haciendas en todo el mundo utilizan actualmente la tecnología debido a las barreras financieras.
A pesar de las ventajas del Transportador Nacional de Agua y los beneficios de conservación del riego por goteo, ambas innovaciones sólo extrajeron líquido de las fuentes de agua dulce muy limitadas de Israel, que se bombeaban más rápido de lo que podían reponerse de forma naturalmente.
Además, la proporción de agua dulce dedicada a la agricultura todavía superaba con creces la cantidad asignada para beber. A mediados de los años 80, la agricultura utilizaba el 72 por ciento del suministro de agua potable de Israel.
Así fue como los ingenieros israelíes se dieron cuenta de que no se trataba solo de conservar el agua dulce disponible, sino también de aprovechar las fuentes que antes se consideraban inutilizables, como las aguas residuales municipales tratadas y las aguas pluviales.
En 1985 Israel comenzó a enviar aguas residuales tratadas y recicladas a las granjas a través del transportador reduciendo en gran medida la brecha entre la demanda del consumidor y el agua disponible.
Esto se debe a que las aguas residuales de los lavabos, duchas e inodoros no dependen de las fluctuaciones climáticas ni de los patrones climáticos estacionales, sino del crecimiento de la población y el nivel de vida.
Para 2015, Israel había logrado tratar y reciclar el 86 por ciento de sus aguas residuales para operaciones agrícolas, liderando la tabla mundial de recuperación de aguas residuales. El segundo después de Israel en ese mismo año fue España, que recicló solo el 17 por ciento de sus aguas residuales.
A través de los procesos de tratamiento terciario de Israel, las aguas residuales recicladas se limpian casi hasta niveles de calidad potable antes de llegar a los cultivos para evitar la contaminación.
El objetivo es reciclar el 95 por ciento de las aguas residuales para la agricultura para 2025, dejando mucha más agua potable fresca para las comunidades que la necesitan.
Agua regenerada y desalinizada
Con una entrada diaria de aproximadamente 470.000 metros cúbicos de aguas residuales sin tratar, la planta Shafdan -la más grande de Israel- proporciona alrededor de 140 millones de metros cúbicos anuales de agua limpia y recuperada a las granjas del desierto de Néguev. De hecho, más del 60 por ciento de la agricultura en el Néguev es abastecida solo por Shafdan.
El reactor biológico en Shafdan, la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de Israel. Foto: Abigail Klein Leichman
Además de eso, la organización israelí de desarrollo verde KKL-JNF construyó 230 embalses que almacenan aguas residuales tratadas para uso agrícola. Cada año, estos diques agregan más de 260 millones de metros cúbicos de agua a la economía del agua de Israel.
El KKL-JNF también estableció varios proyectos de biofiltros en los que las plantas eliminan casi el ciento por ciento de los contaminantes de la escorrentía de aguas pluviales urbanas para habilitar una fuente adicional de agua municipal no potable y riego agrícola.

Primer sistema de biofiltración de aguas pluviales de Israel construido por KKL-JNF en Kfar Sava. Foto cortesía del Centro para Ciudades Sensibles al Agua en Israel Para 1997, Israel había logrado reducir la proporción de agua de la agricultura al 63 por ciento pero las sequías persistentes a mediados de los años 90 hicieron que Israel volviera su atención al excedente de agua de mar a lo largo de su costa mediterránea.
En 1999, el Gobierno inició un programa de desalinización por ósmosis inversa de agua de mar a gran escala y a largo plazo que culminó con el establecimiento de cinco instalaciones de desalinización operativas: la Planta Ashkelon (2005) capaz de producir 118-120 millones de metros cúbicos de agua potable por año; Palmajim (2007), que ahora produce entre 90 y 100 millones de metros cúbicos anuales, Hadera (2009) capaz de producir 127 millones de metros cúbicos cada año; Sorek (2013), que produce 150 millones de metros cúbicos anuales; y Ashdod (2015 ), que produce 100 millones de metros cúbicos al año.

Las Estrellas de David marcan la planta desalinizadora de Sorek en Israel. Foto: Abigail Klein Leichman Israel tiene dos plantas de desalinización más en desarrollo, una de las cuales está destinada a estar operativa para 2023. Ambas tendrán una capacidad combinada de 300 millones de metros cúbicos por año.
Una vez finalizada la séptima instalación, el agua desalinizada cubrirá hasta el 90 por ciento del consumo anual de agua industrial y municipal de Israel.
Para seguir siendo resistente en los años venideros proyectados por la sequía, en 2018 el Gobierno israelí actualizó su desalinización con el objetivo de producir 1.1000 millones de metros cúbicos de agua desalinizada para 2030.
El consumo per cápita de agua natural fresca renovable de Israel se redujo de forma drástica: de 504 millones de metros cúbicos en 1967 a 98 en 2015, año en que el agua desalinizada y reciclada representó casi la mitad del consumo de agua de Israel.
Una innovación cultural
Israel continúa mejorando la eficiencia, filtración y capacidades de producción de su cartera de conservación de agua con muchos sistemas tecnológicos mejorados y acuerdos regionales pero la tecnología debe ir acompañada de hábitos de consumo controlados. De lo contrario, el país podría correr el riesgo de agotar sus recursos o sufrir escasez por muy sustentable que sea su suministro de agua.
Debido a que los colonos judíos sintieron las luchas crónicas por el agua de Israel incluso antes de la fundación del Estado, el valor de ahorrar agua rápidamente se convirtió en una segunda naturaleza.
En medio de sequías consecutivas a lo largo de la década de 2000, la Autoridad del Agua de Israel lanzó campañas de concientización por televisión, radio e Internet instando al público a ahorrar agua. .
Una de esas campañas estaba dirigida a los niños a través de una serie de programas de televisión de dibujos animados que enseñaban la importancia de ahorrar agua a través de medios simples, nutriendo a generaciones de ciudadanos conscientes.
La campaña de concientización más importante se produjo en 2009 y contó con la participación de celebridades israelíes Ninet Tayeb, Bar Rafaeli y Moshé Igvy hablando honestamente sobre la disminución de los niveles de agua del Kineret y la necesidad imperiosa de consumir agua con moderación.
Mientras hablaban, sus rasgos faciales comenzaron a agrietarse y pelarse. Esto hizo que la escasez de agua fuera algo personal y condujo a una reducción del 18 por ciento en el consumo de agua en las zonas urbanas.

La combinación de soluciones de alta tecnología y conciencia cultural nacional realmente distingue el programa de conservación de agua de Israel de tantos otros.
Israel logró asegurar su economía del agua porque todos entendieron la gravedad de la situación, desde los líderes de Israel hasta sus ciudadanos.
Aunque probablemente será más costoso y difícil escalar infraestructuras y soluciones similares en áreas como California, que necesita más de 11 billones de galones de agua solo para ponerse al día con su déficit actual, Israel comparte su experiencia a nivel internacional.
Para los países que luchan por expandirse o incluso comenzar estrategias de conservación de agua, Israel es un actor global clave para ayudar al mundo a aprovechar al máximo sus suministros de agua.
Fuente: ISRAEL21c
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243