Abril 20, 2021
El estrecho de Bab el-Mandeb es de importancia estratégica para Rusia y es su puerta de entrada al Cuerno de África.
Mapa topográfico de Yemen Imagen Gerald J. Coleman Central de Inteligencia Americana (CIA) Wikimedia Dominio Público En los últimos meses la visita de funcionarios del "Consejo de Transición del Sur" (STC) a Moscú muestra los crecientes vínculos del grupo con Rusia. El objetivo de Moscú desde el comienzo de estas relaciones es asegurar sus intereses geopolíticos y, por supuesto, perseguir objetivos económicos y políticos junto con objetivos geopolíticos.
Las relaciones de Rusia con Yemen son de larga data. La URSS estaba estrechamente aliada con Yemen del Sur, oficialmente la "República Democrática Popular de Yemen". Yemen del Sur fue el primer país árabe en adoptar oficialmente ideas comunistas entre 1967 y 1990 y, por lo tanto, mantuvo amplias relaciones con la Unión Soviética. En 1990 Yemen del Sur se unió con Yemen del Norte y se estableció la República de Yemen.
Los objetivos geopolíticos de Rusia en el sur de Yemen
Rusia busca alcanzar objetivos geopolíticos mediante una estrecha cooperación con el Consejo de Transición. En Yemen, está tratando de mantener sus amplias relaciones con todas las partes involucradas en ese país. La política de Moscú es no ponerse del lado de ningún partido en particular en la escena político-militar yemení. Legitima la administración de Abd-Rabbuh Mansur Hadi, mantiene vínculos con los hutíes y respeta las actitudes de búsqueda de poder de los movimientos del sur. Sin embargo, el principal objetivo de Rusia en el sur de Yemen es garantizar una presencia militar en el estratégico estrecho de Bab el-Mandeb, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén.
Yemen fue una de las principales prioridades de Moscú en Oriente Medio durante la Guerra Fría. A partir de 1962, por invitación de Egipto, que apoyaba a los republicanos en Yemen, la Unión Soviética envió "asesores" militares y equipo a Yemen. Esta presencia se amplió a partir de 1968, cuando Rusia tenía presencia en el sur del país. A Moscú se le permitió establecer específicamente una base naval en Socotra. La base recibió 120 barcos soviéticos durante su vigencia. La base en el Golfo de Adén permitió a la Unión Soviética realizar operaciones continuas en el Océano Índico hasta 1985. Además, durante el período 1968-1991, al menos 5.245 especialistas militares soviéticos sirvieron en Yemen. Con la unificación de los dos Yemen en 1990, Rusia perdió la base y la ecuación cambió a favor de Estados Unidos, pero Rusia tiene el objetivo de restablecer una base en la isla de Socotra.
En este sentido, el ex comandante en jefe de la Armada rusa, Feliks Gromov, y académicos del Instituto de Estudios Orientales de Moscú aconsejaron a las autoridades rusas que recuperen la antigua influencia soviética en Yemen. Rusia mantuvo las primeras conversaciones con el entonces presidente Alí Abdullah Saleh para tener una base en el Mar Rojo. Alí Abdullah Saleh dijo en una entrevista con Russia 2 TV: “En la lucha contra el terrorismo nos acercamos y ofrecemos todas las facilidades. Nuestros aeropuertos, nuestros puertos… Estamos listos para proporcionar esto a la Federación de Rusia".
El estrecho de Bab el-Mandeb es de importancia estratégica para Rusia y es el punto de entrada de Rusia al Cuerno de África. El Cuerno de África es una puerta de entrada al comercio y la inversión a un continente rebosante de potencial económico que ha llamado la atención de socios tradicionales y nuevos participantes. Putin está desarrollando lazos con Estados en el área del Cuerno de África y ha comenzado extensas relaciones económicas y políticas con Kenia, Etiopía y Eritrea. El objetivo a largo plazo de la política exterior de Moscú en el Cuerno de África es establecer bases militares y aumentar el comercio. Con este fin, Moscú busca establecer un centro logístico en Eritrea para incrementar el comercio con el país. Rusia también está explorando la posibilidad de crear una base naval en Somalilandia, lo que aumentaría el acceso de Moscú al puerto de Berbera, en copropiedad de Somalilandia, Etiopía y una empresa de Emiratos Árabes Unidos. A la luz de estos proyectos, Rusia valora una base militar en el sur de Yemen, ya que uniría estas instalaciones a la Península Arábiga.
Objetivos políticos y económicos de la presencia de Rusia en el sur de Yemen
Uno de los objetivos políticos de Rusia en Yemen y, en términos más generales en Oriente Medio, es reducir la influencia de Estados Unidos en la región y en el subsistema del Golfo Pérsico. Después de que los dos países, Yemen del Norte y del Sur se unieron, el papel de la Unión Soviética y más tarde de Rusia en Yemen y el Golfo Pérsico disminuyó, y Estados Unidos reemplazó a Rusia en la región del Golfo Pérsico y la Península Arábiga. Rusia ahora busca revivir su tradicional influencia en el Golfo Pérsico, especialmente en Yemen, con el plan de "Paz del Golfo Pérsico".
Rusia espera competir con Estados Unidos en Yemen actuando como mediador entre diferentes grupos en el país, algo que Estados Unidos no pudo hacer. Este enfoque fue implementado activamente por un ex primer ministro, Yevgeny Primakov, quien en sus actividades políticas favorece no tomar partido por ninguno de los participantes en conflictos regionales, prefiriendo ser un "amigo" de todos. Esto permitió a Moscú, a través de su papel de intermediario, promover sus propios intereses. China también apoya el plan de paz de Rusia en el Golfo Pérsico. Parece que los árabes de la región están confundidos en un dilema entre la paz (acuerdo JCPOA) y las tensiones entre Estados Unidos e Irán y están listos para recibir a un tercero en el Golfo Pérsico.
Uno de los objetivos económicos de Rusia con su presencia en el sur de Yemen es aumentar su poder de negociación en la guerra petrolera con Arabia Saudita. En marzo de 2020, los dos países comenzaron una guerra por los precios del petróleo y el mundo vio una caída del 65% en los precios del crudo. En esta guerra Rusia, que tenía menos reservas de petróleo, sufrió pérdidas importantes y su economía sufrió. El objetivo de Rusia es utilizar el estrecho de Bab el-Mandeb para presionar a Arabia Saudita en la guerra del petróleo, ya que 4,8 millones de barriles de petróleo pasan por el estrecho a diario y la industria petrolera saudí depende del estrecho.
La clave del papel activo de Rusia en Yemen está en su inteligente neutralidad. Rusia actúa como mediador entre los diversos grupos involucrados en Yemen y tiene relaciones amistosas con todas las potencias involucradas allí, incluidos Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita e Irán. Parece que Rusia está persiguiendo intereses geopolíticos y una presencia militar oficial en Yemen y en el estrecho de Bab el-Mandeb por encima de todo, y esta presencia tiene prioridad sobre otros intereses políticos y económicos rusos en Yemen. Moscú sabe muy bien que Estados Unidos tiene cerca de 50 000 soldados en 29 bases militares en el Golfo Pérsico. Washington tiene más de 300 aviones de guerra y cientos de miles de millones de dólares en ventas de armas en la región, y la clave para resolver el equilibrio de poder en la Península Arábiga a favor de Moscú es tener presencia física en una de las regiones más geoestratégicas del mundo: el estrecho de Bab el-Mandeb.
Fuente: MECRA - Middle East Center Reporting and Analysis
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Iglesia cristiana destruida por el Estado Islámico en Irak
Cristianos continúan compartiendo el Evangelio incluso en áreas altamente peligrosas en Oriente Medio. Algunas de ellas son lugares donde la idea del grupo terrorista Estado Islámico (EI) continúan vivas en la mente de los habitantes y cualquier manifestación no islámica está prohibida.
William, un trabajador cristiano que ha servido durante años en Asia Central y Oriente Medio, comentó sobre la situación en una reunión del ministerio Open Doors de los Estados Unidos . "Los cristianos locales nos cuentan que el EI fue derrotado, pero sus ideas radicales todavía ocupan la mente de aquel pueblo", citando como ejemplo Mosul, Irak, que estuvo cerca de cuatro años en manos de los yihadistas.
"Tienes los pueblos musulmanes alrededor del área cristiana, donde muchos de los musulmanes no quieren que los cristianos regresen, y son muy claros al respecto", agregó.
William señaló que hay áreas en Irak y Siria que permanecen bajo el control del EI, y es extremadamente peligroso que los cristianos vayan allí y muestren su fe visiblemente, como por ejemplo llevando una cruz.
"Si vas a esas áreas, debes ser extremadamente cuidadoso al compartir el Evangelio", dijo, y agregó que los países vecinos como Irán también son peligrosos, ya que los creyentes pueden terminar en la cárcel.
"Lo alentador es que la gente que todavía está yendo. Ninguna área está cerrada al Evangelio porque Dios pone en el corazón de la gente ir a esas áreas y predicar a pesar de los peligros", agregó.
El trauma de las persecuciones y ejecuciones dejó marcas profundas en la población cristiana que antes de 2014 vivía en relativa paz con los musulmanes, que son mayoría en Oriente Medio. Todavía hay miles de cristianos viviendo en campos de refugiados, sin saber si un día podrán volver a casa.

Leer más

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243