Abril 13, 2024
Luego de las declaraciones de Kamala, Borrell pide un alto al fuego en el Consejo de Seguridad de la ONU.
Josep Borrell Foto archivo: "CC-BY-4.0: © European Union 2022 – Source: EP". (creativecommons.org/licenses/by/4.0/) vía Flickr El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, expresó este lunes su deseo de que el Consejo de Seguridad de la ONU pida un alto el fuego en Gaza, después de que la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, cuyo país lo ha impedido hasta ahora, se haya mostrado favorable a ello.
«La vicepresidenta dijo con razón que se ha matado a muchas personas e instó a Israel a permitir el acceso humanitario sin obstáculos. Es hora de que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe», dijo Borrell en un mensaje en su cuenta oficial de la red social X.
En un discurso pronunciado ayer, Harris dijo que «dada la inmensa magnitud del sufrimiento en Gaza, debe haber un alto el fuego inminente, durante al menos las próximas seis semanas, dado que es (la propuesta) que actualmente está sobre la mesa».
La vicepresidenta de Estados Unidos defendió esta medida porque permitiría liberar a los rehenes israelíes que el grupo terrorista palestino Hamás capturó en su ataque a Israel del pasado 7 de octubre, así como permitir la entrada de ayuda humanitaria.
«Nos permitiría construir algo más duradero, para garantizar que Israel esté segura y respetar el derecho de los palestinos a la dignidad, la libertad y el derecho de autodeterminación».
Hasta ahora, Estados Unidos había bloqueado en tres ocasiones resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que pedían un alto el fuego, ya que eran proclives a favorecer la postura de Hamás.
Tras las palabras de Harris «ya no debe haber ningún obstáculo para una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en este sentido», escribió Borrell.
Fuente: Aurora Digital
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Ocho milicianos proiraníes murieron hoy en tres bombardeos diferentes en la provincia de Deir al Zur, en el este de Siria en respuesta a un ataque anterior, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
Avión de combate estadounidense F-16 Foto: Glen Flanagan / Fuerza Aérea de EE. UU. Al menos uno de ellos fue llevado a cabo por las fuerzas estadounidenses, según la misma fuente.
La ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, explicó que durante la madrugada se registraron tres ataques aéreos en la demarcación administrativa, llevados a cabo por «las fuerzas estadounidenses y aviones desconocidos».
Uno de ellos tuvo como objetivo una posición de la Guardia Revolucionaria iraní en el área de Al Bukamal, cerca de la frontera con Irak, y otro se produjo contra un punto en manos de milicias proiraníes a las afueras de la localidad de Al Mayadín, donde murieron dos miembros de esos grupos.
El tercer bombardeo impactó en un almacén de munición ubicado en la ciudad de Deir al Zur, capital de la provincia homónima, y causó otras seis bajas en las filas de las milicias apoyadas por Teherán, de acuerdo con la nota.
La organización no precisó si la aviación estadounidense participó en todos los ataques ni a quién pertenecían los otros cazas sin identificar, aunque Israel, aliado de Washington, lanza de tanto en tanto acciones en Deir al Zur contra objetivos iraníes.
El Pentágono había confirmado que perpetró «bombardeos de precisión» en el este de Siria, sin ofrecer detalles sobre la ubicación, en respuesta a un ataque con dron que ayer al mediodía provocó la muerte de un contratista estadounidense e hirió a otras seis personas.
El bombardeo del vehículo aéreo no tripulado, presuntamente de fabricación iraní, se produjo en la vecina provincia de Al Hasaka, según un comunicado del departamento estadounidense.
De acuerdo con el Observatorio, la única explosión ocurrida de forma reciente en esa región fue en la zona de Rumaylan, donde hay una base militar de Estados Unidos.
En diversas ocasiones, Deir al Zur ha sido escenario de incidentes de fuego cruzado entre las milicias iraníes, aliadas de Damasco, y las tropas de la coalición internacional de lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), lideradas por Washington.
El río Éufrates divide a grandes rasgos la provincia en dos partes: una controlada por las tropas leales al presidente sirio, Bashar al Assad, y sus aliados; y otra en manos de las fuerzas kurdosirias, con presencia de la coalición internacional, socia de las mismas. EFE
Los encargados de las relaciones internacionales de Rusia y Estados Unidos mantuvieron una reunión en Ginebra.
Antony Blinken y Serguei Lavrov. REUTERS Estados Unidos y Rusia mantuvieron hoy un diálogo en torno a la amenaza que pesa sobre Ucrania, del que no salieron resultados concretos más que la voluntad de Moscú de mantener abierto un canal diplomático de interlocución para intentar resolver una crisis acelerada por el masivo despliegue de tropas rusas en su frontera con Ucrania.
Los jefes de las diplomacias de Rusia y EEUU, Serguéi Lavrov y Antony Blinken, respectivamente, se reunieron durante noventa minutos en Ginebra, ciudad privilegiada para este tipo de encuentros por sus infraestructuras y seguridad, pero sobre todo por su neutralidad, lo que la convierte en una isla en medio de la Unión Europea y de la OTAN.
La cita estuvo precedida de una serie de amenazas, como la que pende sobre Ucrania, que vio agruparse justo frente a su frontera a unos 100.000 soldados rusos, según informaciones proporcionadas por los servicios de inteligencia occidentales, haciendo temer un plan de invasión.
Ucrania ya sufrió la invasión y anexión de la península de Crimea y el mundo fue testigo del apoyo financiero y militar que Rusia ofreció a los grupos armados separatistas que controlan dos provincias del este de Ucrania (región de Donbás), en una serie de eventos que se desataron en 2014 y que causaron 14.000 muertos, miles de heridos y el desplazamiento forzoso de cerca de 1,5 millones de personas.
Frente a ello, Estados Unidos y sus aliados en la OTAN respondieron asegurando que cualquier incursión en territorio ucraniano, por más pequeña que sea, será considerada una invasión y acarreará a Rusia las consecuencias más graves que puede imaginar.
Tras estar con Lavrov, Blinken dijo, en una conferencia de prensa, que Rusia sigue teniendo la posibilidad de elegir el camino de la diplomacia, pero que si opta por lo contrario todos estarán listos para reaccionar.
Blinken fue quien llamó a su homólogo ruso por teléfono para proponerle la reunión de hoy, con el fin de que sus respectivas preocupaciones quedaran más claras, lo que Lavrov consideró una idea útil para obtener respuestas concretas a las demandas de Rusia en torno a la congelación de la ampliación de la OTAN hacia el este, lo que excluiría la posibilidad de una futura adhesión de Ucrania.
Las exigencias de Rusia van todavía más lejos e incluyen el cese de actividades militares y posicionamiento de armas y tropas en los países de la antigua órbita de influencia soviética, en particular Polonia y los tres países bálticos (Estonia, Letonia y Lituania).
Washington y la OTAN, a través de su secretario general, respondieron con firmeza a tales propuestas señalando que son inadmisibles y que no se puede coartar la libertad de una institución de crecer ni la de un país de querer integrarse a ella.
Sin embargo, Rusia acudía al encuentro de Ginebra con la intención declarada de recibir una respuesta por escrito a sus peticiones, que Blinken no presentó, pero prometió que llegarían a Moscú en el transcurso de la próxima semana.
Según Lavrov, Blinken pasó parte del escaso tiempo que estuvieron juntos exponiendo una letanía de preocupaciones relacionadas con el supuesto plan ruso de agresión a Ucrania, país al cual la Unión Europea y EEUU prometieron todo su apoyo en caso de que esto ocurra.
Lavrov respondió asegurando que esa no es la intención de Rusia, ante lo cual Blinken contestó que la mejor forma de demostrarlo es retirando a sus soldados. Su contraparte le replicó recordando la importante cantidad de armamento que Occidente ha suministrado últimamente a Ucrania y el proyecto de la UE de crear una misión de formación militar en este país.
En medio de esta fuerte desconfianza y acusaciones mutuas, Blinken dijo claramente que la intención de la reunión «no era resolver» sus diferencias hoy, sino probar si el camino de la diplomacia sigue abierto
Ambos se despidieron ofreciendo la impresión de que el camino de una solución pacífica es viable, pero EEUU también pidió algunos gestos adicionales, en particular la liberación de dos turistas estadounidenses que fueron detenidos, procesados y condenados -según Washington sin evidencia creíble- en Rusia. EFE y Aurora
Joe Biden - Foto: Carlos Fyfe Casa Blanca vía Flicr Dominio Público Introducción
El 27 de mayo de 2021, la Administración estadounidense decidió no extender la exención de sanciones a la compañía petrolera estadounidense Delta Crescent, relacionada con las actividades de la firma en el noreste de Siria. La exención, emitida en diciembre de 2020, había permitido a la compañía comercializar petróleo extraído allí, en el área del país controlada por las Fuerzas Democráticas Sirias, respaldadas por Estados Unidos y lideradas por los kurdos.
La exención había sido iniciada por la Administración Trump. La decisión de no renovarla parece reflejar el deseo por parte del presidente Joe Biden de desmantelar políticas consideradas "vestigios" de la administración anterior de Donald Trump. Paradójicamente, el contexto más amplio de la decisión demuestra una cierta continuidad entre las dos administraciones; a saber, su política vacilante, errática y a menudo ambigua con respecto a Siria. Más allá de un deseo aplicado de manera inconsistente de evitar compromisos importantes, parece haber una ausencia de una estrategia clara con respecto a Siria.
El efecto de esto se siente más allá de las tierras que los kurdos llaman "Rojava", su zona semi-independiente en Siria. Tiene implicaciones para la posición de Estados Unidos con respecto a Siria en su conjunto y para las políticas en Irak. Los acontecimientos recientes en el noreste de Siria son parte de la falta generalizada de claridad estratégica de Estados Unidos en el Levante e Irak.
La decisión con respecto a la compañía no parece presagiar un cambio importante en la postura de Estados Unidos hacia el noreste de Siria, o Siria en su conjunto. Es decir, parece que se mantendrá la ambigüedad, mientras que no parece inminente una ruptura importante de Estados Unidos con el patrón actual de despliegue en Siria. De hecho, el abandono de la estrategia de "máxima presión" de la administración Trump hacia Irán y sus aliados parece restarle aún más coherencia a la política estadounidense en el noreste de Siria.
La presencia estadounidense en Siria
En la actualidad, Estados Unidos tiene alrededor de 900 soldados en Siria. Cerca de 200 están desplegados en la base de [Al] Tanf en el extremo sur del país, cerca de la frontera con Jordania. El resto se encuentra en el noreste de Siria, en el área controlada por la Administración Autónoma del Noreste de Siria (AANES), un organismo dominado por los kurdos cuyas fuerzas armadas son las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF). Esta fuerza trabaja en estrecha cooperación con Estados Unidos, aunque Washington no reconoce ni tiene relaciones oficiales con la AANES.
La relación con las SDF es el producto de un notable éxito para los partidarios estadounidenses de la contrainsurgencia. La administración Obama en 2014 tomó la decisión estratégica de destruir el cuasi-estado islamista sunita establecido por la organización Estado Islámico (ISIL) en Irak y el Levante (Sham, en árabe). ISIL se declaró califato en la mezquita de al-Nuri en la ciudad iraquí de Mosul, Irak, el 29 de junio de 2014. Habiendo establecido este objetivo y deseando evitar un compromiso terrestre importante de fuerzas estadounidenses, Estados Unidos necesitaba una fuerza local con la que asociarse para la campaña terrestre que sería necesaria para destruir el cuasi-estado de ISIS. El kurdo YPG (Unidades de Protección del Pueblo) fue el socio que el Departamento de Defensa de Estados Unidos identificó para esta misión.
Desde el verano de 2012, las YPG han estado en control de los territorios que se encuentraban directamente frente al avance del Estado Islámico. Era una fuerza capaz, unida y no yihadista, como había quedado claro en combate anterior contra los insurgentes islamistas sunitas en áreas como Ras al-Ain (Sere Caniye) en 2013. Sin embargo, las YPG eran una creación del PKK (Partido de los Trabajadores Kurdos), que está en la lista de grupos terroristas de EE. UU. y la UE, y que está involucrado en la insurgencia contra Turquía.
El Departamento de Defensa de EE. UU. construyó las multiétnicas Fuerzas Democráticas Sirias en 2015 en torno al núcleo del YPG, para evitar acusaciones de que se estaba "aliando" con el PKK o con los kurdos sirios. Las SDF demostraron ser adecuadas para su propósito. Después de una larga y sangrienta campaña, a mediados de 2019, las últimas posesiones territoriales de ISIS en el valle inferior del Éufrates fueron recuperadas por las SDF (con apoyo aéreo de EE. UU.). Esa campaña se presenta justamente como un ejemplo de contrainsurgencia estadounidense exitosa.
Pero, en última instancia, el Estado Islámico no fue la causa principal ni el factor principal de la inestabilidad en curso en Irak y Siria. Más bien, era el síntoma de un proceso más amplio en el que los Estados en cuestión se han fragmentado parcialmente y ya no mantienen el monopolio de la violencia dentro de sus fronteras. Como resultado, se está produciendo una serie de conflictos, en gran parte basados ​​en fuerzas modeladas de acuerdo con los diversos elementos etno-religiosos de las poblaciones de estos países.
Varios actores internacionales, que han captado con precisión esta dinámica, están llevando a cabo estrategias de apadrinamiento de fuerzas dentro del espacio en cuestión para adquirir poder e influencia dentro de estos. Los más importantes son Irán, Turquía y Rusia. Los tres países tienen sus clientes apadrinados dentro de Siria. Estos son, para Irán: el régimen de Assad y las milicias vinculadas al IRGC [Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica] sembradas por Teherán durante la guerra; para Turquía, los restos de la insurgencia islamista sunita contra el régimen de Assad en el norte de Siria; y para Rusia, el régimen de Assad y las estructuras estatales que aún permanecen en pie. Cada uno de estos países está firme y abiertamente comprometido con sus clientes. Están utilizando a los clientes para promover sus intereses económicos y estratégicos.
En comparación, la relación de Estados Unidos con las SDF es parcial e incoherente. Bajo el presidente Donald Trump, la exención a Delta Crescent parece haber sido otorgada como parte de un esfuerzo de los funcionarios de la administración para convencer al presidente de que existía un interés estadounidense concreto (del tipo que él podía comprender) en Siria. Este era el control de los recursos petroleros de Siria, el 90% de los cuales se encuentran en el área controlada por las SDF, para preservar la presencia de Estados Unidos en Siria, por razones distintas al petróleo.
Los funcionarios dentro de la Administración Trump vieron claramente el valor en el control de esta parte de Siria, como una barrera parcial para los avances iraníes, y para retener cierta influencia de Estados Unidos para cualquier arreglo político futuro en el país. Esta es también la opinión de los aliados de Estados Unidos -Israel y Jordania- quienes buscaron evitar la implementación total de las decisiones de Trump de retirar las tropas de Siria en diciembre de 2018 y octubre de 2019.
Las relaciones de Estados Unidos con las SDF desempeñan una función similar a las de otras potencias externas con sus clientes en Siria. Pero falta la claridad de propósito y asociación estratégica en el caso de Estados Unidos. Esto se deriva de la naturaleza parcial y específica del contexto de la asociación, que ahora ha continuado más allá de su contexto inicial (la guerra contra ISIS), pero sin estar claramente definida.
Un funcionario anónimo que habló con The Daily Beast definió el objetivo de la presencia estadounidense en el noreste de Siria como "una derrota duradera a ISIS y Al-Qaeda, una solución política irreversible al conflicto sirio ... y la eliminación de todas las fuerzas apoyadas por Irán". Esto suena coherente y completamente positivo. Pero no está claro en qué mandato descansan estos objetivos y quién decidió estos objetivos, incluso si estos puntos de vista reflejan de hecho la política de la administración, sin importar las perspectivas en el Congreso.
Cabe señalar que la falta de claridad también refleja las posiciones de la AANES y sus órganos asociados. En conversación con este autor, fuentes cercanas a AANES y SDF dijeron que eran conscientes del deseo de la administración anterior de involucrarlos en un esfuerzo regional contra Irán, pero que no tenían ningún deseo de verse envueltos en algún conflicto con Teherán dada su precaria situación estratégica.
No se espera algún retiro
Las decisiones de Trump de retirarse de Siria se derivaron de sus estrechas relaciones con el presidente Erdogan de Turquía. Biden es mucho más cauteloso con Turquía. Biden parece no tener intención de retirarse del noreste de Siria y es menos probable que su predecesor anuncie repentinamente importantes cambios de política. El subsecretario de Estado Joey Hood visitó el noreste de Siria y luego definió el objetivo clave actual de Estados Unidos como "la entrega de asistencia para la estabilización a las áreas liberadas para asegurar la derrota duradera de ISIS".
Algunos medios regionales han sugerido que el abandono del Delta Crescent podría ser parte de un acuerdo quid pro quo, mediante el cual Rusia podría eliminar su objeción actual al uso del cruce fronterizo Yarubiya desde Irak hacia la parte de Siria controlada por AANES. A fines de 2020, Moscú presionó a la ONU para que pusiera fin a la financiación de programas que traían ayuda a través de este cruce sin permiso del régimen de Damasco. Esto ha provocado un deterioro de la situación humanitaria en esta zona.
Tal racional explicaría el abandono de la exención de Delta Crescent, quien no fue un eje clave de la política estadounidense. Pero la naturaleza errática e intermitente de la política estadounidense conduce a la cautela de los aliados, que luego tienden a cubrir sus apuestas desarrollando relaciones con adversarios u otras fuerzas. Por ejemplo, la AANES actualmente está vendiendo petróleo al régimen de Assad y participando en un importante comercio ilícito de petróleo con elementos basados ​​en la administración autónoma kurda rival en Erbil, en el norte de Irak. Todo esto ocurre en contra de la voluntad de Estados Unidos o sin referencia a esta.
Los kurdos sirios no pusieron esperanzas en la exención de Delta Crescent. Lo que quieren es una exención general para su área relacionada con las sanciones contra Siria, porque su gobierno no debería verse atrapado en políticas relacionadas con los crímenes del régimen de Assad. Pero dada la naturaleza parcial y provisional del apoyo de Washington, es poco probable que se cumpla ese compromiso.
La presencia estadounidense en el noreste de Siria es positiva. Sin él, Washington perdería influencia en Siria, y Rusia e Irán tendrían una mano más fuerte para determinar el futuro del país de acuerdo con su voluntad, en detrimento de los aliados de Estados Unidos. Pero la naturaleza incierta del compromiso de Estados Unidos, tal como quedó reflejado en la última decisión con respecto a Delta Crescent, reduce su valor.
Lo que se necesita es un compromiso coherente de Estados Unidos con el apoyo de los aliados y el enfrentamiento a los enemigos (Irán e islamistas sunitas) en todo el espacio terrestre de Irak, Siria y Líbano. El compromiso limitado en el noreste de Siria formaría parte de cualquier estrategia de este tipo.
Sin embargo, la determinación de Estados Unidos de reducir fuerzas en el Medio Oriente, que caracterizó a las administraciones Obama, Trump y ahora Biden, parece probable que impida el desarrollo de dicha estrategia.
La presencia de Estados Unidos en el noreste de Siria tenía sentido como parte de la política de Trump de máxima presión sobre Irán y la Siria de Assad. La supervivencia de la AANES bloquea parcialmente el acceso iraní a Siria y mantiene a Assad privado de los recursos de petróleo y trigo. Pero dado que la Administración Biden parece estar abandonando esta política y buscando un acercamiento con Irán, la política con respecto a esta área se encamina hacia una incoherencia adicional.
Fuente: JISS The Jerusalem Institute for Strategy and Security
Joe Biden: REUTERS/Kevin Lamarque

Un cambio de la política estadounidense con respecto al programa nuclear iraní podría conducir a una guerra entre Israel y la República Islámica, advirtió el ministro de Asuntos de Colonización Tzachi Hanegbi, durante una entrevista ofrecida al Canal 13 de la televisión,
Hanegbi indicó que no es la política del candidato demócrata Joe Biden sobre los asentamientos, que se supone que será más dura, lo que le preocupa; sino el acuerdo iraní.
“Biden ha dicho abiertamente durante largo tiempo que volverá al acuerdo nuclear” con Irán, en referencia al Plan Integral de Acción Conjunto, del que Estados Unidos se retiró bajo las órdenes del presidente Donald Trump, en 2018.
“Lo veo como algo que conducirá a la confrontación entre Israel e Irán”, expresó el ministro. Hanegbi elogió la política de “máxima presión” de la Administración Trump sobre el régimen iraní, destacando que “funciona y nosotros vemos los resultados”.
En sintonía con la visión del primer ministro, Benjamín Netanyahu, Hanegbi aseveró que al igual que la mayoría de los israelíes, cree que el acuerdo firmado con Irán por la Administración Obama en 2015 fue un error tanto para los intereses de Israel como para los de Estados Unidos.
“Si Biden mantiene esa política”, manifestó Hanegbi, “al final habrá una confrontación violenta entre Israel e Irán”.
Un eventual acuerdo de Trump con Irán, estimó Hanebi podría ser “un argumento diferente impuesto a través de la máxima presión de las sanciones”.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 9

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 59 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 7330967 - 7266850  

  +Cel: (+51) 945002522