Diciembre 05, 2020
Foto: Magen David Adom
El Ministerio de Salud está preparándose para un tercer confinamiento general; si continúa la tendencia de aumentos diarios de casos tal como se ha registrado en las últimas semanas, señala un reporte de la televisora estatal Kan.
El Ministerio está esbozando planes para un nuevo confinamiento que incluye evaluaciones sobre en qué momento sería recomendable aplicar formalmente el tercer cierre nacional.
Actualmente, el Ministerio considera instar a un nuevo confinamiento a nivel nacional cuando el coeficiente de contagio alcance la cifra de 1,3 y el número de nuevos casos de diarios llegue a 2.000.
El plan sugiere tres semanas de confinamiento parcial con la autorización para que las escuelas y algunos comercios privados permanezcan abiertos.
El lunes se confirmaron 1.227 nuevos contagios y el viceministro de Salud, Yoav Kisch, le dijo a la Radio del Ejército (Galei Tzáhal), que Israel ha alcanzado el porcentaje más alto registrado en el último mes y medio.
“Hemos alcanzado el nivel más alto de contagios diarios confirmados durante este período. Ayer, se diagnosticaron 1.227 pacientes nuevos y estimo que este número seguirá en aumento".
Ali Khameneí Foto: farsi.khamenei.ir CC BY 4.0

El líder supremo de Irán, ayatollah, Ali Khameneí, instó a “castigar” a aquellos que eliminaron al presunto cerebro del programa nuclear militar iraní, y añadió que su obra debe continuar.
Khameneí llamó a “investigar este crimen y ciertamente castigar a los autores y a aquellos que lo ordenaron, y… continuar los esfuerzos científicos y técnicos de este mártir en todas las áreas en las que se desempeñaba”, según un comunicado difundido en su sitio web.
Khameneí calificó a Mohsen Fakhrizadeh, que ostentaba el rango de brigadier general del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní, de “prestigioso científico nuclear y de defensa” y sostuvo que fue “martirizado por las manos de crueles y criminales mercenarios”.
“Este científico incomparable entregó su querida y valiosa vida a Dios debido a sus grandes y duraderos esfuerzos científicos, y el gran premio del martirio es su recompensa divina”, agregó el líder espiritual.
Mohsen Fakhrizadeh, de 58 años, conocido como el “padre de la bomba” iraní también cumplía, según los reportes, un rol clave en el programa de desarrollo de misiles balísticos, fundamental para el despacho de ojivas nucleares en el caso eventual de que éstas últimas sean fabricadas.
Las autoridades iraníes acusan a Israel por la muerte de Fakhrizadeh. Hace una década atrás, se sospechaba sin evidencias concretas que el Estado judío había estado involucrado en la eliminación de varios científicos vinculados con el programa atómico iraní. Los líderes de Irán han dicho reiteradamente que Israel debe ser “borrado del mapa”. Es bajo este telón de fondo, que el Estado judío considera al programa nuclear iraní como una amenaza existencial.
El Pentágono (el Ministerio de Defensa de EE. UU.) anunció el envío del portaviones USS Nimitz de regreso al Oriente Medio.
Fakhrizadeh, que en la actualidad aparecía oficialmente como jefe de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa iraní, tuvo, según la inteligencia occidental, un rol fundamental en el programa secreto para desarrollar armas nucleares.
También aparece identificado en un informe de la ONU y en las resoluciones de sanciones del organismo internacional debido a su trabajo en el supuesto desarrollo de armas nucleares.
En 2018, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, lo acusó de dirigir el programa de armas nucleares, que según el establishment de defensa israelí no se detuvo en 2003.
Entonces, Netanyahu reveló el “archivo atómico secreto” iraní del llamado proyecto “Amad” al que accedieron los servicios secretos israelí, y que incluía más de 100.000 documentos y 183 CD, que estaban ocultos en un depósito del distrito de Shorabad, en el sur de Teherán,
Durante una comparecencia televisada y convocada a última hora, el primer ministro expuso el 30 de abril de 2018 las pruebas del programa secreto junto al nombre y la fotografía del científico nuclear, y acusó a Irán de incumplir el acuerdo de 2015. “Recuerden este nombre: Fakhrizadeh”, dijo en aquella oportunidad Netanyahu, y al parecer, como sugirió un comentarista de la radio israelí, hay algunos que no lo olvidaron.
Embajada de Israel en Pekín Foto ilustración: Yair Liberman Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0
Israel puso en estado de alerta a sus embajadas por temor a las promesas de venganzas de Irán, que le ha acusado por la muerte este viernes del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh en una emboscada a las afueras de Teherán.
Las comunidades judías de alrededor del mundo también están tomando precauciones, según el Canal 12 de televisión.
El Ministerio de Exteriores en Jerusalén se ha negado a comentar sobre asuntos relacionados con la seguridad.
Numerosos líderes del régimen islamista acusan a Israel por la muerte de Fakhrizadeh, considerado por las agencias de inteligencia occidentales como el cerebro del programa nuclear militar iraní. Las máximas autoridades de la República Islámica han prometido vengar su muerte.
Irán y su socio menor libanés, Hezbollah, han sido acusados en el pasado de atentar contra objetivos judíos e israelíes alrededor del mundo en múltiples ocasiones.
Teherán cuenta además como fuerzas propias y aliadas en los países vecinos a Israel, tales como en Siria, Hezbollah en el Líbano y la Jihad Islámica -y Hamás en menor grado- en Gaza, y también el movimiento Ansar Allah, conformado por los hutíes del Yemen.
Un marine norteamericano monta guardia tras la explosión en la Embajada de EE.UU. en Nairobi Foto archivo: REUTERS

Agentes israelíes eliminaron a balazos al número 2 de Al Qaeda, hace tres meses, en las calles de Teherán, por encargo de Washington, pero nadie –ni la red terrorista islámica, ni Irán, ni Estados Unidos, ni Israel- quiere reconocerlo públicamente, señala un reporte exclusivo del diario The New York Times.
Abdullah Ahmed Abdullah, alias Abu Muhammad al Masri, era considerado uno de los cerebros del atentado simultáneo con camiones bomba contra las embajadas de Estados Unidos en Nairobi (Kenia) y Dar es Salam (Tanzania), el 7 de agosto de 1998, que dejó un saldo de 224 muertos y más de cuatro mil heridos.
Cuatro oficiales de inteligencia estadounidenses confirmaron al diario que dos agentes israelíes que se desplazaban en una motoneta por la capital iraní se acercaron al vehículo en el que se desplazaba el terrorista y le efectuaron cuatro o cinco disparos de pistola con silenciador, cerca de su vivenda, precisamente en el aniversario del ataque a las embajadas. El reporte añade que en el incidente también falleció su hija Miriam, viuda de Hamza bin Laden, el hijo de Osama bin Laden, que también se encontraba en el rodado.
El FBI había ofrecido 10 millones de dólares por información que condujera a la captura del terrorista.
Abullah, de alrededor de 58 años, nacido en Egipto, era uno de los padres fundadores de Al Qaeda y se consideraba como el primero en la línea de sucesión del actual líder Ayman al Zawahri.
También estuvo involucrado en el atentado en Mobassa, Kenia, en 2002, en el que fueron asesinadas trece personas, entre ellas tres turistas israelíes.
Teniente general H.R. McMaster Foto archivo: Marina de EE.UU. James E. Foehl Dominio Público

El ex consejero de Seguridad Nacional de la Administración Trump, general Herber Raymond McMaster, advirtió durante una entrevista ofrecida a la cadena norteamericana Fox News, que Israel podría atacar a Irán si percibe que existe una amenaza existencial, incluso en los últimos días del gobierno republicano.
McMaster explicó que la concepción del establishment de defensa de Israel se basa en la doctrina Begin que sugiere que el país “no aceptará que un estado hostil tenga las armas más destructivas del Planeta”.
Esta concepción fue llevada a la práctica por primera vez por el ex primer ministro, Menachem Begin, quien ordenó una sorprendente operación para destruir el reactor nuclear iraquí de Osirak, en 1981, cuando en el país árabe gobernaba Saddam Hussein.
La doctrina fue aplicada nuevamente por el primer ministro, Ehud Olmert, que dio luz verde a los aviones israelíes, en 2007, que demolieron las instalaciones nucleares que el presidente sirio Bashar al Assad estaba construyendo en el desierto con la ayuda de científicos norcoreanos.
McMaster le dijo a Fox News que la situación actual se parece a la de 2006, cuando Irán se estaba aproximando a la capacidad nuclear militar e Israel, bajo el gobierno de Olmert, “estuvo por actuar”.
McMaster calificó el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés), el pacto nuclear con Irán de 2015, promovido por la Administración Obama, de un “desastre político disfrazado de triunfo diplomático”, y que lo único que logró fue envalentonar a la República Islámica y poner grandes cantidades de dinero efectivo en manos de los ayatollahs, al levantar las sanciones. El ex asesor de seguridad nacional sostuvo que Teherán no uso ese dinero para mejorar la economía o las condiciones de vida de la población sino para intensificar la guerra sectaria en la región y aumentar los esfuerzos para desplegar milicias armadas hostiles en las fronteras con Israel.
McMaster advirtió contra un apresurado retorno al plan nuclear con Irán, del que se retiró unilateralmente la Administración Trump en 2017.
Mc Master se refería a los probables designios del presidente electo norteamericano Joe Biden, quien asumirá el próximo 20 de enero, y ha manifestado durante la campaña electoral que su futuro gobierno regresaría a Estados Unidos al pacto nuclear con Irán.
Página 1 de 49

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243