Septiembre 19, 2020
El presidente de Serbia Aleksandar Vucic y el primer ministro de Kosovo Avdullah Hoti junto con Donald Trump en la Casa Blanca Foto: REUTERS/Leah Millis
El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció hoy en Washington que Serbia y Kosovo acordaron, por un lado, normalizar sus relaciones económicas, y por otra parte, abrir sendas embajadas en Jerusalén, lo que supone el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y Kosovo.
"Serbia y Kosovo se han comprometido a la normalización económica", dijo Trump.
El paso dado hoy no supone sin embargo que Serbia reconozca la soberanía de su antigua provincia (Kosovo), razón por la cual los acuerdos fueron firmados, en la Casa Blanca, de forma bilateral: entre Serbia y Estados Unidos por el presidente serbio, Aleksandar Vucic y Trump, y Kosovo y EEUU, por el primer ministro kosovar, Avdullah Hoti, y el mandatario estadounidense.
"Después de una trágica y violenta historia y años de negociaciones fallidas, mi Administración ha propuesto una nueva forma de tender puentes al enfocarnos en la creación de empleos y de crecimiento económico. Los dos países han logrado un gran avance", declaró el jefe de la Casa Blanca.
NORMALIZACIÓN ECONÓMICA
Hoti y Vucic se reunieron durante dos días en Washington bajo la mediación del enviado especial estadounidense Richard Grenell, para tratar sobre todo asuntos de cooperación económica que allanen el camino hacia la solución de otros problemas pendientes entre las dos partes.
En declaraciones a los medios de su país, Vucic afirmó que el encuentro en Washington ha traído "muy importantes y buenas cosas económicas".
"No hemos solucionado nuestros problemas (entre Belgrado y Pristina), hay todavía mucho trabajo ante nosotros" pero el acuerdo económico es "un trabajo brillante" del Trump y su Gobierno, dijo.
Eso sí, insistió en que al no haber firmado ningún documento que haya sido también rubricado por un representante kosovar, Serbia sigue sin reconocer la independencia que Kosovo proclamó de forma unilateral en 2008.
"Eso para nosotros es muy importante", subrayó.
"Hemos hecho un buen acuerdo para Serbia, se ha dado un enorme paso adelante", prosiguió Vucic al destacar como especialmente positivo el lazo con "la mayor potencia del mundo" y avanzar en el campo económico.
Con respecto al contenido concreto del pacto, reveló que, entre otros asuntos, se acordó impulsar proyectos de infraestructura con el apoyo de Estados Unidos.
También indicó que Kosovo se ha comprometido a entrar en el llamado "mini Shengen", un acuerdo regional de mercado común, libre comercio y libre circulación de personas.
Por su parte, Hoti explicó, en declaraciones a los medios kosovares, que ambos países aceptaron una moratoria de un año, en la que Kosovo no solicitará ingresar en organizaciones internacionales y Serbia desistirá de su campaña contra la soberanía kosovar.
Sea como sea, para Hoti hoy se ha dado "un gran paso" hacia "la finalización de un acuerdo definitivo para el reconocimiento" de su país por parte de Serbia.
Además, abre "grandes expectativas de que los proyectos acordados cambien la imagen económica" kosovar, declaró el mandatario a los medios de su nación.
MENSAJE POSITIVO
La noticia llegada desde Washington ha sido recibida como un mensaje positivo en Kosovo y Serbia.
El analista serbio Dusan Janjic declaró que el acuerdo "es importante para el desarrollo de toda la región de los Balcanes".
"Es una contribución importante a la creación a largo plazo de un ambiente político diferente en el que se pueden solucionar otros asuntos", señaló.
Serbia y Kosovo llevan a cabo un diálogo bajo auspicios de la Unión Europea (UE) para normalizar sus relaciones.
Ese proceso destinado a que ambas partes logren un acuerdo íntegro y jurídicamente vinculante ha tenido escasos avances desde su inicio en 2011. Tras un año y medio de estancamiento, se reanudó en julio pasado.
EMBAJADAS EN JERUSALÉN
Evidentemente, la administración de Trump aprovechó su mediación en el conflicto balcánico para lograr que ambos países se comprometieran a abrir embajadas en Jerusalén, en contraste con la postura de la UE, que mantiene en su momento criticó duramente la decisión de Washington de trasladar a esa ciudad, desde Tel Aviv, su legación diplomática.
Serbia abrirá este mes una oficina comercial en Jerusalén, como ya estaba previsto, y en julio próximo trasladará su embajada a esa ciudad.
En el caso de Kosovo, Israel procede ahora a reconocer su independencia, tal y como ya ha hecho EEUU y la mayoría de los miembros de la UE, aunque no Serbia, España, China o Rusia, entre otros.
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, anunció esta noche que el país establecerá relaciones diplomáticas con Kosovo y agradeció a Vucic que hoy reconociera a Jerusalén como capital israelí y que se comprometiera a trasladar su embajada a la Ciudad Santa en 2021, lo que convertirá a Serbia en el primer país europeo en hacerlo.
"Me gustaría agradecer a mi amigo el presidente (de EEUU Donald) Trump por la contribución a este logro. Continuaremos con nuestros esfuerzos para mover más países europeos a Jerusalén", declaró en un comunicado.
Sobre Kosovo remarcó que será el primer país de mayoría musulmana en abrir una embajada en Jerusalén. EFE
El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció hoy en Washington que Serbia y Kosovo acordaron, por un lado, normalizar sus relaciones económicas, y por otra parte, abrir sendas embajadas en Jerusalén, lo que supone el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y Kosovo.
"Serbia y Kosovo se han comprometido a la normalización económica", dijo Trump.
El paso dado hoy no supone sin embargo que Serbia reconozca la soberanía de su antigua provincia (Kosovo), razón por la cual los acuerdos fueron firmados, en la Casa Blanca, de forma bilateral: entre Serbia y Estados Unidos por el presidente serbio, Aleksandar Vucic y Trump, y Kosovo y EEUU, por el primer ministro kosovar, Avdullah Hoti, y el mandatario estadounidense.
"Después de una trágica y violenta historia y años de negociaciones fallidas, mi Administración ha propuesto una nueva forma de tender puentes al enfocarnos en la creación de empleos y de crecimiento económico. Los dos países han logrado un gran avance", declaró el jefe de la Casa Blanca.
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasate
Iglesia del Santo Sepulcro Foto: RJA1988 Pixabay
Las principales iglesias cristianas de Jerusalén decretaron hoy restricciones para los fieles en el Santo Sepulcro, sitio más sagrado para el cristianismo, en la lucha contra la propagación del coronavirus, que ha puesto a la Ciudad Santa en aislamiento.
La basílica, que continuará abierta a pesar de las fuertes restricciones de movimiento impuestas en Jerusalén, ha ordenado a sus fieles que no estén a menos de dos metros de distancia unos de otros y evitar besar o tocar artilugios.
Entre las peticiones de los líderes religiosos está que no haya más de diez personas congregadas dentro de la iglesia y "eviten actos de devoción que puedan incluir contacto físico como tocar o besar piedras, tocar íconos, vestiduras y al personal de la basílica", aseguraron hoy los representantes de las tres Iglesias cristianas que la custodian: la greco-ortodoxa, la armenia apostólica y la católico romana.
Los custodios apuntaron también que este momento debe ser transitado "con fe y confianza en la misericordia de Dios".
Por último, remarcaron que unen sus plegarias a las de fieles de todas las religiones para pedir por el fin de la pandemia y por todos los afectados por el coronavirus y expresaron su "simpatía y gratitud por aquellos que asisten y cuidan de las víctimas".
La ciudad de Jerusalén, uno de los principales focos de contagiados de COVID-19 en Tierra Santa, registró ayer la primera víctima fatal en la zona producto del virus, con la muerte de un hombre israelí de 88 años, sobreviviente del Holocausto.
El Ministerio de Salud israelí informó hoy que registra 883 casos confirmados, entre los que incluye la parte oriental de Jerusalén.
La Autoridad Nacional Palestina, por su parte, elevó la cifra a 35, la mayoría de ellos en la ciudad cisjordana de Belén, cuna del cristianismo, bloqueada desde hace dos semanas para evitar más contagios.
La pandemia del coronavirus, que comenzó en China en diciembre del año pasado y ha golpeado con fuerza a Italia, España e Irán, entre otros países, se expande con gran rapidez y registra ya más de 290.000 contagiados y más de 12.000 muertes, con casos registrados en más de 180 países. EFE y Aurora
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Emanuel Macron y Benjamín Netanyahu Foto: Kobi Gideon GPO

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, reafirmó hoy en Jerusalén su compromiso de continuar luchando "contra el antisemitismo", a horas de participar junto a más de cuarenta líderes mundiales en los actos conmemorativos en recuerdo del Holocausto.
"He venido a Israel, para la memoria que el Holocausto representa para este país", aseguró el mandatario francés en una rueda de prensa con el presidente israelí, Reuvén Rivlin.
A su vez, reiteró su posición de que el antisionismo, que "niega el derecho a la existencia de Israel, es una forma contemporánea de antisemitismo", una calificación que su Gobierno adoptó recientemente, por la cual recibió el agradecimiento de Rivlin.
"Hemos aprobado leyes y habrá más decisiones para luchar más efectivamente contra el discurso antisemita y del odio", agregó Macron, quien llegó al país pasada la medianoche para asistir este jueves al Quinto Foro Mundial sobre el Holocausto.
Macron mostró en su entrevista con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, su preocupación por la crisis que vive el Líbano y el papel del grupo terrorista libanés chií Hezbollah, aliado de Irán, y se comprometió a trabajar para evitar cualquier escalada en la región.
Francia continuará trabajando para impedir que Teherán "se convierta en una potencia nuclear", aseguró Macron.
Además decidieron iniciar contactos estratégicos en el sector energético del gas, y Netanyahu invitó a Francia a unirse al foro regional que Israel promueve para exportar este recurso natural.
Macron aprovechará su visita en la región para reunirse hoy con el presidente palestino, Mahmud Abbás, y adelantó a Rivlin que "Francia ayudará" a buscar la paz.
El rey de España, Felipe VI, el príncipe Carlos de Inglaterra, y los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, el de Argentina, Alberto Fernández, y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence serán otros de los mandatarios que participarán hoy y mañana en los actos para recordar el Holocausto. EFE y Aurora
David Friedman, Mike Pompeo y Benjamín Netanyahu Foto: Amos Ben Gershom GPO
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se reunió este viernes en Jerusalén con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y enfatizó la importancia de continuar la colaboración entre ambos países para contrarrestar la amenaza iraní.
Tras su visita a Turquía y su reunión con el presidente Recep Tayyip Erdogan, Pompeo llegó esta mañana a Israel para mantener un encuentro con el primer ministro en funciones y discutir la situación en el noreste de Siria y la lucha contra Irán.
"Hablamos de los desafíos que afronta el mundo y que Israel y Estados Unidos comparten", expresó Pompeo en una conferencia de prensa tras el encuentro, y agregó que también dialogaron sobre su colaboración para contrarrestar la amenaza que Irán representa "no solo contra Israel sino contra la región y el mundo".
Además, remarcó que compartieron ideas sobre cómo "garantizar la estabilidad de Oriente Medio" y agradeció al mandatario por lo que él y su país hacen para mantener a Estados Unidos seguro.
Netanyahu, por su parte, señaló que la región es "un mar de problemas y turbulencias" e insistió en que es importante seguir fortaleciendo la alianza entre ambos países.
También subrayó que Israel y Estados Unidos comparten "múltiples desafíos" y agradeció a Pompeo y al presidente Donald Trump su consistente apoyo.
En la reunión estuvo presente el embajador estadounidense David Friedman, quien junto con el primer ministro y el secretario de Estado posó para las cámaras dentro de una sucá, una modesta cabaña tradicional levantada con ramas en ocasión de la festividad judía de Sucot, que se celebra esta semana.
El encuentro de este viernes se produjo tras el alto al fuego en la ofensiva turca en Siria acordado entre Estados Unidos y Turquía ayer. La ofensiva turca tuvo lugar tras el anuncio de la retirada de tropas estadounidenses en la zona y fue condenada por Netanyahu la semana pasada. EFE y Aurora

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Marcha de Jerusalén
Foto: REUTERS/Ronen Zvulun
"Queremos a Israel", clamó hoy una multitud de cristianos evangélicos llegados de los cinco continentes que esta tarde inundó las principales calles de Jerusalén en una marcha en la que mostraron su devoción por el Estado judío y que se celebra cada año durante la festividad de Sucot.
Unas 10.000 personas participaron en un colorido desfile marcado por el ambiente festivo, donde destacaron los colores azul y blanco y la Estrella de David de la bandera israelí, muy presente entre los congregados, que también enarbolaron las enseñas nacionales de sus respectivos países de origen.
"Esto es para que Israel vea que no está solo. El mundo le ama y aquí hay gente de los países más poderosos", comentó el colombiano Andrés Castro, residente en París, que ondeaba una bandera francesa y que destacó la presencia de personas procedentes de potencias mundiales como Estados Unidos, Rusia o China.
Los congregados comenzaron su ruta en el parque Saker, el más grande de la Ciudad Santa. Ante un fuerte dispositivo policial y múltiples cortes de calles, recorrieron algunas de las vías más importantes de la parte occidental de la urbe mientras cantaban y bailaban animados por el ritmo de la música.
La emoción por desfilar entre las calles de Jerusalén se percibía en muchos de ellos, que mostraron un vínculo especial con Tierra Santa por las connotaciones religiosas del lugar.
"Israel significa una gran bendición, es la palabra de Dios", declaró la pastora Jeni Moreno, de la congregación evangélica Paz de Dios de Panamá, que caminó todo el desfile con una suntuosa pollera, uno de los vestidos femeninos tradicionales del país latinoamericano.
Como muchos otros, no es la primera vez que Moreno estuvo en la marcha, en la que ha participado en diez ocasiones anteriores.
Su experiencia es similar a la de Andrés Castro, que también participó en desfiles previos. "Para mi esta es la tierra prometida, aquí comenzó todo y terminará todo", explicó el colombiano, quien aseguró que será en Israel donde "vendrá el Mesías por segunda vez para reinar el mundo".

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 2

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243