Marzo 30, 2020
Las regulaciones anunciadas por el Ministerio de Salud permiten que las personas salgan de sus hogares solamente para las siguientes actividades:
Ir a trabajar y volver;
Abastecerse de alimentos, medicamentos, productos necesarios y recibir servicios esenciales;
Recibir tratamiento médico;
Donar sangre;
Participar en manifestaciones;
Actividad deportiva no organizada en grupos de no más de cinco personas;
Breves caminatas por corto tiempo y hacia un lugar cercano al domicilio, sin acercarse a las personas con las que no vive;
Ir a una boda, a un funeral o a rezar;
Ayudar a una persona que, debido a su edad, afecciones médicas o discapacidad, requiere asistencia;
Salir por una necesidad vital que no se haya especificado en los artículos 1-9.

Fuente Aurora Digital
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Benjamín Netanyahu y su esposa Sara votan en Jerusalén Foto: GPO Haim Zach vía Flickr
Benjamín Netanyahu, alentado por su triunfo en los comicios y rozando la mayoría parlamentaria para formar Ejecutivo, trabaja con sus socios para buscar los apoyos necesarios con los que romper el bloqueo político y permanecer en el poder mientras afronta acusaciones de corrupción en su contra.
Tras escrutarse más del 92 % de los votos en Israel, su partido, el Likud, obtiene una clara victoria sobre la alianza centrista Azul y Blanco (Kajol Laván) de Benny Gantz y confía en volver a gobernar.
La última actualización de resultados otorga al Likud 36 de los 120 escaños de la Knéset (Parlamento), pero que sumados a los de sus socios del nacionalismo religioso y ultraortodoxos alcanzan los 59, tan solo dos por debajo de la mayoría necesaria para gobernar.
OPOSICIÓN REAFIRMA QUE NO PACTARÁ CON LIKUD
Tras una mañana en la que Netanyahu y sus aliados se mostraron confiados en poder obtener los apoyos necesarios con rapidez, el entusiasmo inicial se redujo a lo largo de la jornada, después de que los partidos opositores descartaran una vez más cualquier pacto con el bloque liderado por el actual mandatario.
Azul y Blanco reiteró su posición de no formar un Gobierno de unidad liderado por Netanyahu mientras pesen sobre él acusaciones por tres casos distintos de corrupción.
Además, antiguos colaboradores del primer ministro y ahora diputados electos de Azul y Blanco también rechazaron hoy la posibilidad de brindar su apoyo al Likud tras ser señalados por la prensa como posibles tránsfugas.
EL JUICIO A NETANYAHU, UN POSIBLE OBSTÁCULO
Mientras negocia los apoyos para revalidarse en el cargo, Netanyahu deberá además hacer frente al juicio por corrupción en su contra, que está previsto que comience en solo dos semanas y que podría resultar un obstáculo para la formación del Ejecutivo.
Esto se debe a que la Corte Suprema, que a principios de año consideró "prematuro" pronunciarse sobre si un parlamentario acusado podía recibir el encargo de formar gabinete, podría ahora sí posicionarse respecto al tema tras una petición presentada hoy por el Movimiento para un Gobierno de Calidad.
POCAS CERTEZAS Y MUCHOS INTERROGANTES
Más allá de la decisión que pueda tomar la corte, el presidente, Reuvén Rivlin, comenzará el próximo 10 de marzo las consultas con los partidos que obtuvieron representación en la Knéset para valorar a qué candidato encarga la tarea de crear Ejecutivo.
Su plazo límite para tomar una decisión será el 17 de marzo, coincidiendo con el comienzo del juicio a Netanyahu.
De mantenerse los resultados actuales y tras la negativa explícita de recomendar a Gantz como primer ministro por parte de Balad, una de las formaciones que integran la Lista Unida árabe (15 escaños), Netanyahu parecería encaminarse a ser quien reciba el mandato presidencial.
Esto daría comienzo a un período de 28 días para establecer una coalición gubernamental, que podría extenderse a 42 si el presidente da su autorización.
Para el jefe de Gobierno, la permanencia en el cargo que ostenta desde hace más de 10 años es de particular importancia dado que, de no ser primer ministro, la imputación en su contra le impediría ocupar otro puesto ministerial y solo podría ejercer como diputado.
Los pasos a seguir, igualmente, dependerán de los resultados finales de los comicios, que aún no se han publicado, dado que falta aún terminar de contabilizar los votos emitidos por los soldados y las más de 4.000 personas que votaron en las urnas especialmente diseñadas para los israelíes que están en cuarentena para prevenir el contagio del coronavirus. EFE

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Benjamín Netanyahu y Mike Pompeo Foto: Amos Ben Gershom GPO
El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dialogó telefónicamente con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, tras el ataque aéreo estadounidense en el que murió el comandante de la Fuerza Quds iraní, Qassem Soleimani.
"Netanyahu y yo acabamos de hablar y destacamos la importancia de contrarrestar la influencia maligna y las amenazas de Irán en la región. Siempre estoy agradecido por el firme apoyo de Israel para derrotar el terrorismo", apuntó Pompeo en un mensaje de Twitter. "El vínculo entre Israel y Estados Unidos es inquebrantable", añadió.
Un comunicado del Departamento de Estado señala que ambos discutieron la situación en Irak, donde fue abatido Soleimani, y las "continuas provocaciones y amenazas a la región" de Irán.
Según los canales 12 y 13 de la televisión israelí, Pompeo habría informado a Netanyahu con anticipación de los planes de Washington para eliminar a Soleimani, el comandante de la Fuerza Quds, brazo del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní para las operaciones en el exterior.
Antes de partir hacia Atenas el jueves por la mañana, Netanyahu insinuó que "cosas muy, muy dramáticas" suceden en nuestra región.
“Sabemos que nuestra región es tormentosa; cosas muy, muy dramáticas están sucediendo en ella. Estamos alertas y estamos monitoreando la situación. Estamos en contacto continuo con nuestro gran amigo Estados Unidos, incluyendo mi conversación de ayer por la tarde”, dijo antes en de subir al avión en el Aeropuerto Ben Gurion, en referencia al diálogo que mantuvo el día anterior con Pompeo.
Horas más tarde, Soleimani y otros altos miembros del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán eran abatidos en un ataque aéreo con drones estadounidenses cerca del aeropuerto internacional de Bagdad, junto con Abu Mahdi al Muhandes, jefe de la milicia chií iraquí Kataeb Hezbollah, apoyada por Irán.
El viernes, Netanyahu elogió Estados Unidos y al presidente Donald Trump por la eliminación de Soleimani.
"Trump es digno de reconocimiento por actuar con determinación, firmeza y rapidez", manifestó antes de regresar de Grecia a Israel. "Apoyamos plenamente a Estados Unidos en su justa batalla por la seguridad, la paz y la autodefensa".
"Israel tiene derecho a defenderse. Estados Unidos tiene exactamente el mismo derecho. Soleimani es responsable de la muerte de ciudadanos estadounidenses inocentes y muchos otros. Estaba planeando más ataques", recalcó el primer ministro.
Netanyahu acortó su visita a Atenas donde firmó un importante acuerdo trilateral con Grecia y Chipre, para el establecimiento de un gasoducto en el Mediterráneo oriental, por temor a que Irán decidiera atacar a Israel en venganza por la muerte de Soleimani.
Israel ha elevado el estado de alerta en sus embajadas y representaciones en todo el mundo. Paralelamente, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han elevado su grado de alerta, bajo el telón de fondo de las amenazas de venganza de Teherán contra Estados Unidos y el "régimen sionista".
El Gabinete de Política y Defensa tiene programado reunirse el domingo.
David Friedman, Mike Pompeo y Benjamín Netanyahu Foto: Amos Ben Gershom GPO
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se reunió este viernes en Jerusalén con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y enfatizó la importancia de continuar la colaboración entre ambos países para contrarrestar la amenaza iraní.
Tras su visita a Turquía y su reunión con el presidente Recep Tayyip Erdogan, Pompeo llegó esta mañana a Israel para mantener un encuentro con el primer ministro en funciones y discutir la situación en el noreste de Siria y la lucha contra Irán.
"Hablamos de los desafíos que afronta el mundo y que Israel y Estados Unidos comparten", expresó Pompeo en una conferencia de prensa tras el encuentro, y agregó que también dialogaron sobre su colaboración para contrarrestar la amenaza que Irán representa "no solo contra Israel sino contra la región y el mundo".
Además, remarcó que compartieron ideas sobre cómo "garantizar la estabilidad de Oriente Medio" y agradeció al mandatario por lo que él y su país hacen para mantener a Estados Unidos seguro.
Netanyahu, por su parte, señaló que la región es "un mar de problemas y turbulencias" e insistió en que es importante seguir fortaleciendo la alianza entre ambos países.
También subrayó que Israel y Estados Unidos comparten "múltiples desafíos" y agradeció a Pompeo y al presidente Donald Trump su consistente apoyo.
En la reunión estuvo presente el embajador estadounidense David Friedman, quien junto con el primer ministro y el secretario de Estado posó para las cámaras dentro de una sucá, una modesta cabaña tradicional levantada con ramas en ocasión de la festividad judía de Sucot, que se celebra esta semana.
El encuentro de este viernes se produjo tras el alto al fuego en la ofensiva turca en Siria acordado entre Estados Unidos y Turquía ayer. La ofensiva turca tuvo lugar tras el anuncio de la retirada de tropas estadounidenses en la zona y fue condenada por Netanyahu la semana pasada. EFE y Aurora

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Benjamín Netanyahu Foto: Knéset
Se dice que en el combate de Heraclea, contra los romanos, en el año 280 a. C., las pérdidas del ejército del rey Pirro de Epiro fueron tan graves que, mientras contemplaba el campo de batalla, expresó: “Otra victoria como esta, y tendré que volverme solo a casa”.
Considerando la noción de las llamadas “victorias pírricas”, podría insinuarse en alguna medida que paradójicamente el enorme triunfo de la corriente ideológica que representa el primer ministro, Benjamín Netanyahu, terminó conduciendo al país al empate político y amenaza actualmente con derribarlo del poder.
De hecho, tras la retirada de Gaza, en 2005, y la consiguiente toma del poder de la Franja por parte de Hamás, en 2007, no hay demasiado entusiasmo en el público israelí por repetir la misma aventura en Cisjordania (Judea y Samaria) -que dicho sea de paso domina desde sus colinas la planicie costera mediterránea, que alberga el corazón económico de Israel-.
Habida cuentas de que los palestinos están amargamente divididos y que las probabilidades de llegar a un acuerdo son casi ínfimas, era posible sospechar que el eje político electoral se trasladaría desde el “conflicto” hacia cuestiones, hasta hace poco, secundarias, tales como la relación entre Estado y religión, corrupción, justicia social, etc.
En este sentido, el primer ministro, de la Autoridad Palestina, Mohammed Shtayyeh, destacó acertadamente la inexistencia de diferencias significativas entre Netanyahu y sus principales rivales políticos.
“Francamente, la diferencia entre Benny y Bibi (Benny Gantz y Benjamín Netanyahu), no es más grande que la diferencia entre la Pepsi Cola y la Coca-Cola”, apuntó Stayyeh.
Efectivamente, el partido Azul y Blanco (Kajol Laván) lleva como líderes a tres generales, dos de ellos sirvieron como jefes del Estado Mayor (Benny Gantz y Gabi Ashkenazi) durante el mandato del propio Netanyahu y uno como su ministro de Defensa (Moshé Yaalón). Por lo que no es de suponer que estemos a las puertas de un cambio de paradigmas en relación a los asuntos de seguridad.
Incluso, desde el partido Likud, encabezado por Netanyahu, algunos diputados han reconocido que la hostil campaña electoral del primer ministro hacia los árabes-israelíes, que componen alrededor de un 20 por ciento de la población, terminó movilizando masivamente a ese sector hacia las urnas, dañando como un boomerang las posibilidades del titular del Ejecutivo.
Extrañamente, pareciera que la victoria ideológica de Netanyahu no estuvo a la par de su estilo político, que terminó alienando a muchos de sus antiguos aliados (tales como Avigdor Liberman, Moshé Yaalón, Benny Begin, etc.), lo que podría ser una de las razones que están minando sus posibilidades de mantener las riendas del poder.

Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Página 1 de 4

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243