Enero 23, 2022

Noticias

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
image

Una empleada de FedEx, hizo un alto en sus labores para orar por una clienta, cuyo esposo tenía cáncer. El noble gesto de la repartidora fue elogiada en redes sociales.

Fue otro día de entregas para la empleada de FedEx, Amanda Riggan, hasta que Dios la llevó a una clienta que enfrentaba el momento más difícil de su vida. El video de Facebook se volvió viral y ya tiene más de 20 millones de visitas.

“Le pregunté: ¿Cómo pasó el feriado? Y con lágrimas en los ojos, dijo que no fueron buenos. 'Mi esposo está enfermo. Tiene cáncer”, le dijo la mujer a la repartidora.

Desconcertada por la respuesta, Amanda se despidió y volvió a la camioneta. En ese momento, sintió que su corazón latía con fuerza y ​​una dirección de Dios para actuar, incluso con el apretado cronograma de entrega.

“Dejé lo que estaba haciendo, regresé y llamé a su puerta. Bajó las escaleras, derramó lágrimas cuando vio que era yo y sonrió. Le dije: 'Señora, ¿puedo orar por usted?' Ella se derrumbó. Salió y me apretó muy fuerte. Y oré por ella y su esposo”.

La mujer fue impactada por la oración y ministrada en su dolor debido a la voluntad de Amanda de obedecer la voz de Dios. Al final de su video, la empleada de FedEx animó a otros cristianos a hacer lo mismo.

“Cuando Dios está tratando de usarte o cuando sientes Su llamado, ¿mueves tus pies? ¿Te mueves? Porque fácilmente podría haberme ido y seguir con mi día. Cuando sienta esos tirones en la fibra sensible de su corazón y sienta que necesita hacer algo, detente y hazlo”, aconsejó.

El pastor Franklin Graham, presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham, fue una de las personas que se sintieron conmovidas por la historia de Amanda. "¿Y tu? ¿Le pediste a Dios que te usara hoy? Él solo puede usarte para llevar esperanza o aliento a alguien que realmente lo necesita”.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Empleada de FedEx ora por clienta

Una empleada de FedEx, hizo un alto en sus labores para orar por una clienta, cuyo esposo tenía cáncer. El noble gesto de la repartidora fue elogiada en redes sociales.

Fue otro día de entregas para la empleada de FedEx, Amanda Riggan, hasta que Dios la llevó a una clienta que enfrentaba el momento más difícil de su vida. El video de Facebook se volvió viral y ya tiene más de 20 millones de visitas.

“Le pregunté: ¿Cómo pasó el feriado? Y con lágrimas en los ojos, dijo que no fueron buenos. 'Mi esposo está enfermo. Tiene cáncer”, le dijo la mujer a la repartidora.

Desconcertada por la respuesta, Amanda se despidió y volvió a la camioneta. En ese momento, sintió que su corazón latía con fuerza y ​​una dirección de Dios para actuar, incluso con el apretado cronograma de entrega.

“Dejé lo que estaba haciendo, regresé y llamé a su puerta. Bajó las escaleras, derramó lágrimas cuando vio que era yo y sonrió. Le dije: 'Señora, ¿puedo orar por usted?' Ella se derrumbó. Salió y me apretó muy fuerte. Y oré por ella y su esposo”.

La mujer fue impactada por la oración y ministrada en su dolor debido a la voluntad de Amanda de obedecer la voz de Dios. Al final de su video, la empleada de FedEx animó a otros cristianos a hacer lo mismo.

“Cuando Dios está tratando de usarte o cuando sientes Su llamado, ¿mueves tus pies? ¿Te mueves? Porque fácilmente podría haberme ido y seguir con mi día. Cuando sienta esos tirones en la fibra sensible de su corazón y sienta que necesita hacer algo, detente y hazlo”, aconsejó.

El pastor Franklin Graham, presidente de la Asociación Evangelística Billy Graham, fue una de las personas que se sintieron conmovidas por la historia de Amanda. "¿Y tu? ¿Le pediste a Dios que te usara hoy? Él solo puede usarte para llevar esperanza o aliento a alguien que realmente lo necesita”.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Iglesia en Tijuana ayuda a inmigrantes

Una iglesia en Tijuana se ha convertido en un refugio para miles de inmigrantes que buscan llegar a Estados Unidos, brindando a los viajeros alojamiento, comida y estudios de la palabra de Dios.

En el 2011, un pastor mexicano y su esposa abrieron la Iglesia Embajadores de Jesús en Tijuana, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, se ha convertido en un faro de esperanza para los inmigrantes que buscan una nueva vida en Estados Unidos.

Según el pastor Gustavo Banda, su congregación comenzó a recibir inmigrantes en 2016, cuando los haitianos comenzaron a huir de su país en busca de una vida mejor en Occidente.

“En pocos meses habían llegado 22.000 haitianos a la ciudad de Tijuana. No sabía, ni me imaginé, que habría tanta gente en la iglesia”, recordó.

Situado en una de las zonas más pobres de la ciudad, el ministro reveló que decidió construir una iglesia después de escuchar a Dios a través de un sueño en 2011. Trabajaron durante ocho meses, día y noche, sabiendo que Dios iba a hacer algo especial, pero sin tener una idea de lo que realmente iba a pasar.

Siguiendo el mandato de Dios de ministrar a los pobres, el pastor visitó los hogares de la comunidad durante la semana y compartió el amor de Jesús. Sin embargo, el enfoque cambió cuando los refugiados comenzaron a llegar y la iglesia sintió la necesidad de ayudar.

“Comenzó con inmigrantes de Haití, África, Pakistán y Medio Oriente. Hoy tenemos principalmente gente de El Salvador, Guatemala, Ecuador, Nicaragua, Colombia y algunos de México. Es difícil decirlo, pero calculamos que por la iglesia pasaron unas 35.000 personas”, dice el pastor.

La congregación ministra a la gente proporcionando alimentos y otras necesidades. La iglesia también se está utilizando como refugio, pero se está construyendo una nueva estructura para acomodar a los refugiados. Los voluntarios de la iglesia dirigen una escuela para los niños y les enseñan a los inmigrantes diversas habilidades.

“No tengo los números, pero durante años hemos estado bautizando a muchos de ellos y muchos más se están rindiendo a Jesús y ese es mi llamado ahora”, dijo el pastor Banda.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
Iglesia en Tijuana ayuda a inmigrantes

Una iglesia en Tijuana se ha convertido en un refugio para miles de inmigrantes que buscan llegar a Estados Unidos, brindando a los viajeros alojamiento, comida y estudios de la palabra de Dios.

En el 2011, un pastor mexicano y su esposa abrieron la Iglesia Embajadores de Jesús en Tijuana, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, se ha convertido en un faro de esperanza para los inmigrantes que buscan una nueva vida en Estados Unidos.

Según el pastor Gustavo Banda, su congregación comenzó a recibir inmigrantes en 2016, cuando los haitianos comenzaron a huir de su país en busca de una vida mejor en Occidente.

“En pocos meses habían llegado 22.000 haitianos a la ciudad de Tijuana. No sabía, ni me imaginé, que habría tanta gente en la iglesia”, recordó.

Situado en una de las zonas más pobres de la ciudad, el ministro reveló que decidió construir una iglesia después de escuchar a Dios a través de un sueño en 2011. Trabajaron durante ocho meses, día y noche, sabiendo que Dios iba a hacer algo especial, pero sin tener una idea de lo que realmente iba a pasar.

Siguiendo el mandato de Dios de ministrar a los pobres, el pastor visitó los hogares de la comunidad durante la semana y compartió el amor de Jesús. Sin embargo, el enfoque cambió cuando los refugiados comenzaron a llegar y la iglesia sintió la necesidad de ayudar.

“Comenzó con inmigrantes de Haití, África, Pakistán y Medio Oriente. Hoy tenemos principalmente gente de El Salvador, Guatemala, Ecuador, Nicaragua, Colombia y algunos de México. Es difícil decirlo, pero calculamos que por la iglesia pasaron unas 35.000 personas”, dice el pastor.

La congregación ministra a la gente proporcionando alimentos y otras necesidades. La iglesia también se está utilizando como refugio, pero se está construyendo una nueva estructura para acomodar a los refugiados. Los voluntarios de la iglesia dirigen una escuela para los niños y les enseñan a los inmigrantes diversas habilidades.

“No tengo los números, pero durante años hemos estado bautizando a muchos de ellos y muchos más se están rindiendo a Jesús y ese es mi llamado ahora”, dijo el pastor Banda.

Leer más

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
image

Un misionero fue secuestrado por radicales musulmanes por predicar a Cristo, posteriormente fue abandonado para morir en el desierto de Egipto, pero milagrosamente sobrevivió después de clamar a Dios por ayuda. 

Abel y su esposa Anna tienen un próspero ministerio de evangelización entre los musulmanes del país, pero la pareja comenzó a recibir amenazas de islamistas contra su trabajo misionero, según Mission Network News.

Recientemente, los misioneros recibieron una llamada de amenaza de muerte, incluida su hija Sofía, de 4 años, y el acosador reveló que sabía dónde vivía la familia. Inmediatamente, Abel envió a su esposa e hija a quedarse con sus padres en otra ciudad.

Durante tres meses, Abel se quedó en casa durante el día y solo salía de noche. Pero una noche, durante una misión, el misionero fue secuestrado. Los delincuentes lo subieron a la fuerza a una camioneta y le pusieron una capucha negra en la cabeza. 

Los secuestradores manejaron alrededor de 3 horas y, mientras tanto, Abel oraba, con la certeza de que lo iban a asesinar, y el Señor le dio paz a su corazón. Los delincuentes se detuvieron en el desierto, lo sacaron del auto, lo golpearon en la arena y dejaron morir al misionero.

Aunque estaba gravemente herido, Abel sobrevivió a la terrible golpiza. Luego, sin saber dónde estaba, oró pidiendo la dirección de Dios. El cristiano caminó durante horas hasta que encontró un camino. 

Un conductor que pasaba se detuvo y Abel le preguntó dónde estaba y usó el teléfono celular del hombre para llamar a su esposa. Un día después, el misionero se reunió con su familia y su ministerio pasó a la clandestinidad.

Después de un mes, se fueron de Egipto a un país más seguro. En el aeropuerto de El Cairo, los misioneros pudieron haber sido reconocidos y detenidos, pero como si Dios los hiciera invisibles, lograron pasar y ahora están siendo atendidos en otro país.

Abel y su familia planean quedarse en el extranjero durante 3 a 6 meses y están orando para regresar al campo misionero en Egipto.

Según Uncharted Ministries, un ministerio que lleva el Evangelio al Medio Oriente, a pesar de que el gobierno actual de Egipto garantiza la libertad religiosa, muchos cristianos egipcios, en particular los de origen islámico, todavía enfrentan persecución por su fe. 

“Incluso si el líder del gobierno dice: 'No permitiremos la persecución de los cristianos', esto sigue ocurriendo. Es típico que las personas que comparten el Evangelio con los musulmanes reciban amenazas de forma rutinaria. Pueden provenir de grupos terroristas a la opresiva hermandad musulmana en Egipto”, explicó Tom Doyle de Uncharted Ministries a Mission Network News.

Leer más

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243