Mayo 10, 2021

Implicaciones estratégicas de los daños en la instalación de enriquecimiento de Natanz

Abril 24, 2021 38 0
Instalación nuclear de Natanz Foto: Hamed Saber vía Wikimedia Commons CC BY 2.0
El régimen iraní está ansioso por generar un sentido de urgencia en Occidente, presionando a la Administración Biden para que renuncie a su influencia en las sanciones y regrese al JCPOA de 2015. El reciente daño causado a la instalación de enriquecimiento de Natanz puede cambiar esta ecuación. En cualquier caso, como enseñó Munich 1938, es peligroso intentar ganar tiempo a costa de apaciguar a un régimen totalitario ambicioso.
El régimen iraní culpa a Israel por la explosión que dañó gravemente las instalaciones de Natanz. Decidió "tomar represalias" iniciando el enriquecimiento al 60% de uranio 235. El OIEA lo ha confirmado, poniendo a los iraníes un paso más cerca del objetivo de enriquecimiento al 93% (material fisionable de grado militar). La decisión se tomó en el contexto de las conversaciones "indirectas" en curso con los EE. UU. y las conversaciones directas en Viena con los otros cinco socios del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015 y la eliminación de las sanciones contra Irán.
La conducta iraní nos recuerda tres realidades básicas:
El proyecto nuclear iraní tiene un único propósito: la producción de una bomba nuclear. Dejando a un lado las excusas poco convincentes, no hay otra razón para enriquecer uranio al 60% (o incluso al 20%, dado que Irán no tiene ni tendrá submarinos de propulsión nuclear u otros buques). El sesenta por ciento es simplemente una estación de paso declarada para el almacenamiento de material fisible de grado militar. Irán también está trabajando en la fabricación de herramientas de uranio metálico y ha estado en posesión de tecnologías básicas de fabricación de bombas durante casi dos décadas (como lo demuestran los archivos nucleares iraníes capturados). En efecto, se ha abandonado la falsa pretensión iraní de "fines civiles". Nunca hubo una "fatwa" del Líder Supremo contra la adquisición de armas nucleares. El mundo lo sabe, y los iraníes apenas se molestan en esconderlo, que se trata de un proyecto militar. Sin embargo, todo el JCPOA de 2015 se basa en la audaz afirmación (como se explica en la página uno del acuerdo), que es una mentira absoluta: que el proyecto nuclear iraní es de naturaleza civil.
La exactitud y la verdad no son prioridades importantes para el liderazgo iraní. De hecho, una de las formas en que han enfrentado graves reveses - y de hecho, esto le ha servido bien a Israel - es simplemente inventar un logro importante donde no lo hubo, para suavizar el golpe. Por lo tanto, Irán afirmó falsamente haber infligido grandes pérdidas entre los soldados de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] en respuesta a los ataques aéreos israelíes masivos contra objetivos iraníes en Siria el 10 de mayo de 2018 (Operación israelí "Castillo de naipes" en Siria). Este también puede ser el caso ahora. La afirmación de Irán de enriquecimiento al 60% puede ser precisa, pero no será fácil acumular grandes cantidades de material fisionable en los próximos meses, dado el daño a Natanz.
El principal objetivo del régimen iraní en la actualidad es generar un sentido de urgencia en Occidente (específicamente en la Administración Biden). Altos funcionarios estadounidenses, incluido el secretario de Estado Anthony Blinken, ya han citado evaluaciones alarmistas sobre el tiempo de irrupción [hacia la bomba atómica] de Irán para justificar un rápido regreso al JCPOA como lo fue en 2015; y solo entonces para negociar un acuerdo “más largo, más fuerte y más amplio”. Pero con el apalancamiento estadounidense desperdiciado (tras la flexibilización de las sanciones), ¿qué motivará al régimen iraní a comprometerse? Si Estados Unidos sucumbe a los argumentos de urgencia, que son manipulados por Irán, las perspectivas de lograr los objetivos que el propio Biden se ha fijado serán casi nulas.

Esto pone de relieve la importancia suprema del grave daño infligido a la instalación de enriquecimiento en Natanz. Esta instalación ha sido blanco de varios ataques en el pasado (incluyendo, como relata David Sanger en su libro Confront and Conceal, ciberataques sistémicos planeados durante los años de Bush y llevados a cabo bajo Obama en estrecha cooperación con Israel). Si la batalla es por el tiempo, entonces cada momento es esencial. Por lo tanto, Estados Unidos debería apreciar cualquier retraso significativo en la capacidad de Irán para alcanzar una bomba y, ciertamente, apreciar un revés medido en meses. El tiempo ganado debería utilizarse para mantener la presión sobre Irán hacia un mejor acuerdo, sin las actuales "cláusulas de extinción".
La Administración Biden bien puede resentir las acciones israelíes independientes y ha manifestado su preferencia por la diplomacia antes que el uso de la fuerza. (Ver el documento de Estrategia de Seguridad Nacional Provisional). Eventos como la explosión de Natanz “enturbian las aguas” en Viena y pueden interrumpir las negociaciones lideradas por el Departamento de Estado y los aliados europeos. Pero al final del día, el derecho de Israel a "defenderse por sí misma", un derecho reconocido formalmente por el presidente Obama, es un activo para la diplomacia estadounidense, si se usa de la manera correcta. La independencia de Israel podría proporcionar a los negociadores estadounidenses y sus socios europeos cartas claves a medida que evolucionan las conversaciones.
En cualquier caso, el esfuerzo por “ganar tiempo” es legítimo y digno. Frente a un régimen iraní decidido, ambicioso y totalitario, Estados Unidos no debe ceder principios claves ni renunciar a herramientas decisivas de influencia, ni debe abandonar a sus aliados leales.
Por desgracia, el apaciguamiento europeo de Hitler es la analogía histórica que me viene a la mente. Chamberlain, que probablemente entendía con qué clase de villano estaba tratando, quería ganar tiempo y se sintió tentado a creer que sus concesiones a Hitler en 1938 le permitirían ganar un par de años cruciales. (No lo hicieron. La guerra llegó en 11 meses). La triste observación es que si Chamberlain hubiera estado dispuesto a luchar contra Hitler en ese momento, la Segunda Guerra Mundial podría haberse evitado ya que el Alto Mando alemán estaba listo para derrocar a Hitler. El tiempo supuestamente "comprado" por la debilidad de Chamberlain en Munich se produjo a costa de 60 millones de vidas, la devastación de Europa y Asia y el Holocausto.
Los dos casos no son muy similares, excepto por esta lección principal. Una vez que el deseo de ganar tiempo impulsa la voluntad de aceptar las demandas de un régimen despiadado y totalitario empeñado en la subversión y la destrucción, las consecuencias trágicas son inevitables. Es esta idea la que debería impartirse a los amigos de la política y la diplomacia estadounidenses.
Fuente: JIIS - Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén
El coronel (res.) Dr. Eran Lerman es vicepresidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén.
Fuente : Aurora Digital
Pacífico Comunicaciones
Victor Villasante
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243