Octubre 20, 2018

Noticias

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los edificios públicos y residencias también fueron atacados, dejando un rastro de destrucción tras el paso de las feministas.

image

TRELEW, ARGENTINA. – Un ataque con bombas incendiarias, del tipo molotov, contra una iglesia en la ciudad de Trelew, sur de Argentina, marcó el 33º Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), realizado del 13 al 15 de octubre.

Las pautas de los encuentros estaban enfocadas en la promoción del aborto y de la ideología de género. El domingo (14), los participantes hicieron una marcha por las calles de la ciudad, donde pedían, entre otras cosas “Estado laico”, pues culpaban a la Iglesia Católica por la decisión del Senado de no legalizar el aborto .

Fotos y videos divulgados en las redes sociales muestran un grupo de feministas atacando la parroquia Nuestra Señora Auxiliadora mientras había fieles dentro del templo, celebrando una misa.

Los edificios públicos y residencias también fueron atacados, dejando un rastro de destrucción tras el paso de las feministas. Además de las bombas molotov, arrojaron piedras contra los edificios y picharon eslóganes del movimiento en las paredes. Entre ellos: “Abortar su heterosexualidad”, “Iglesia y Estado tiene que ser separados”, “Muerte a los machos no es una metáfora” y “lesbianice”.

LEER ARTICULO COMPLETO

La policía fue llamada y diez mujeres fueron arrestadas en el momento. El ENM atrajo a unas 50.000 mujeres para Trelew y políticos locales están denunciando que el gobierno federal donó dinero a ONGs que promocionaron el evento, bajo la justificación de “debatir la situación de las mujeres”.

Vilma Ripoll, del Movimiento Socialista de los Trabajadores, justificaba la promoción de una “apostasía colectiva” donde las mujeres pedían la desfilación de la Iglesia Católica negando el bautismo.

Otros ataques

No es el primer ataque contra iglesia desde que el proyecto de legalización del aborto fue rechazado en Argentina en agosto de este año.

En septiembre, una escuela católica en la ciudad de San Justo fue pintada con mensajes de odio contra la Iglesia Católica, mientras que los estudiantes arrancaban las imágenes religiosas bajo la justificación de defender la separación entre Iglesia y Estado.

Le puede interesar: Bolsonaro firma compromiso contra aborto y drogas

Con información de ACI Prensa

Leer más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
image

AMAZONIA, BRASIL. – Indígenas de la tribu Yanomami, una de las más grandes del Amazonas, escuchó el Evangelio por primera vez de una manera inusual. La historia fue relatada por el misionero norteamericano Larry Buckman, de la organización Renew Outreach.

En septiembre de 2012, cinco jóvenes de la tribu fueron enviados por sus líderes para encontrar a alguien en la selva amazónica que pudiera hablar sobre el hijo de Dios.

“¿Por qué decidieron caminar diez días hacia el norte para encontrar a alguien? Ellos no tenían cómo saber que había alguien allí. Por supuesto que el Espíritu Santo los estaba guiando a ellos“, contó Larry.

De acuerdo con la misión, la comunidad Hakoma, perteneciente a la tribu Yanomami, fue una de las más violentos de la totalidad de Amazonia. Aunque había algunos cristianos Yanomami, el área de Hakoma no había sido alcanzada. El Evangelio fue presentado a ellos por primera vez 55 años antes, a través de los misioneros Bob y Steve.

En los años 1960, cuando Bob y Steve visitaron Hakoma por primera vez, relataron que casi todas las personas estaban drogadas, tenían moco saliendo de sus narices y vomitaban.

“Por la noche ellos eran poseídos por demonios, golpeaban a sus esposas y abrían sus cabezas con porches”, relató Bob a Larry. “Ellos casi nos mataron”.

Después de la jornada de diez días, los cinco indígenas llegaron al río Palimiú y entraron en una villa donde dos cristianos brasileños, Pablo y Betania, vivían hace 14 años, aprendiendo la lengua y traduciendo el Nuevo Testamento.

En la ocasión, estaba sucediendo una celebración de bautismos en la iglesia y sin querer los indígenas acabaron entrando en la fila. Los cristianos pronto percibieron que ellos formaban parte de la tribu violenta y se asustaron. Sin embargo, Pablo actuó con osadía.

“No les pregunté si querían a Jesús; yo los bauticé cinco junto con los demás”, contó Pablo. Él y Betania invitaron a los indígenas a su casa y pasar las próximas cinco horas hablando.

Los hombres explicaron la razón por la cual viajaron a tal distancia. “Estamos cansados ​​de vivir de la manera que siempre vivimos”, dijeron a Pablo y Betania. “Estamos matando a las personas y drogándonos. Queremos vivir una vida diferente. Alguien nos contó sobre el Hijo de Dios. ¿Sabes quién es?”

Pablo les habló sobre el Dios, Jesús y el Espíritu Santo. “Vimos sus ojos brillar de admiración sobre todo lo que dijimos”, dijo Pablo, que continuó enseñando el Evangelio a ellos por varios días.

Enfrentando riesgos

Cuando estaban a punto de regresar a su aldea, los hombres imploraron a los misioneros brasileños para que le contase a su tribu sobre Jesús. A principios de 2013, los dos comenzaron a planear una expedición para ir a la comunidad de Hakoma.

“Fue un tiempo de mucha oración buscando la dirección de Dios”, observó Pablo. Algunos meses después, recibieron noticias de que los miembros de la misma tribu exterminaron a una aldea enemiga y mataron a unos 46 garimpeiros en la región.

“Dieciocho días después de esa masacre, el 9 de noviembre de 2013, estábamos en un pequeño avión yendo en busca de ese pueblo”, contó Pablo. “Muchos nos dijeron que fuéramos, diciendo ‘eso es suicidio’, ‘ellos son muy peligrosos’.

El grupo incluyó a Pablo, Betania y otros tres cristianos Yanomami que hablaban diferentes idiomas. “No sabíamos con certeza lo que nos esperaba; estábamos con mucho miedo, pero confiamos en el cuidado de Dios “.

Cuando percibieron que estaban en el mismo lugar en que los mineros habían sido muertos semanas antes, ellos buscaron a Dios en oración.

“Cuando levantamos nuestras cabezas, vimos una escena increíble. “Estábamos rodeados por hombres, mujeres y niños armados con arcos y flechas, zarabatanas y dardos envenenados, pero también rifles, cartuchos, relojes, tablets, celulares y ropa de los mineros que mataron 18 días antes”, relató.

Pablo tomó una foto rápida con su cámara, pero se olvidó de apagar el flash. La multitud interpretó el flash como una señal hostil y comenzaron a caminar hacia los misioneros con sus armas. “Ellos miraron. “Creo que nuestra hora había llegado”, dijo Pablo.

Entonces una voz solitaria gritó de entre la multitud. “¡Deténganse! No los golpeen. Ellos son aquellos que dijeron que existe un Creador”. La alerta vino de los cinco indígenas que Pablo había bautizado un año antes. “Vimos en sus ojos la alegría con nuestra llegada”, observó Pablo.

Poder del Evangelio

Los cinco llevaron a los misioneros a hablar ante una multitud que estaba esperando por ellos. En la tarde del 9 de noviembre de 2013, los misioneros compartieron la Palabra de Dios con los Yanomamis.

“Noche tras noche, la gente se estaba arrepintiendo. Las reuniones a veces iban hasta las 5:00 de la mañana. Eso sucedió día y noche. Yo respondí a tantas preguntas y al final tuvimos otro bautismo. Más de 400 indígenas llegaron a Cristo”, celebró Pablo.

Pablo y los otros líderes fueron a un río cercano y bautizaron a 162 nuevos cristianos y luego ministraron la Santa Cena, usando “el beso de la mandioca y el jugo de açaí”.

En noviembre, el equipo comenzó a discutir la idea de plantar una iglesia. Ellos tenían muchos convertidos recién bautizados, pero pocos líderes maduros para orientarlos. “Necesitábamos hacer algo, entonces elegimos a los cinco indígenas que yo había bautizado en 2012 como líderes en la fe”, dijo Pablo.

Fruto de las semillas

En 2014, el equipo regresó a la aldea, llevando biblias de audio y un pequeño proyector con la película “Jesús” en la lengua Chamatari, que fue exhibida para 18 aldeas en diez días.

Tres años después, la película llegó a alcanzar a 4.600 personas en 21 aldeas remotas. “Ellos relatan que ahora hay cristianos en todas las regiones, en lugares donde no podemos ir”, observó Betania. “Los indígenas están haciendo lo que no podemos. Estamos viviendo un verdadero avivamiento en el corazón de la selva”.

El primer misionero que estuvo entre en la comunidad de Hakoma, Bob, está impresionado con lo que vio. Él y Steve fueron invitados a ministrar la Santa Cena a los nuevos cristianos, 55 años después de haber plantado las semillas del Evangelio.

“Estos chicos sacrificaron todo y merecían verlo en sus vidas. Es increíble ver cómo Dios ha transformado a esa tribu y, de alguna manera, está protegiendo a aquellos queridos hombres que se desplazan para llevar el Evangelio “, afirmó Larry Buckman. “Son 200 aldeas Yanomami que conocemos. Ellos planean llevar el Evangelio a cada una de esas 200″.

Le puede interesar: Greg Laurie: Cerca del último avivamiento antes del rapto

[ Fuente: God Reports]

Leer más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
image

EE.UU.- El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence siempre animó a sus tres hijos a seguir la fe cristiana que ha cultivado, incluso antes de nacer. Pero a pesar de eso, al menos una de sus hijas llegó a tener serios conflictos de fe y se simpatizó con el ateísmo durante el período de su vida.

Actualmente, con 25 años, la hija de Pence, Charlotte, lanzó su nuevo libro, “Where You Go: Life Lessons from My Father”, el pasado martes (16).

Mientras el libro se concentra en los consejos y palabras de sabiduría que su padre le ofreció a ella y sus hermanos durante toda su creación, él también habla de los conflictos personales de fe que medio enfrentó cuando ella pasó un año estudiando en Inglaterra, alrededor de sus hijos 21 años.

No es ningún secreto que Pence y su esposa, Karen, son devotos cristianos evangélicos que están viviendo su fe en el centro de las atenciones públicas que viene con el título de “Segunda Familia” de Estados Unidos.

Sin embargo, Charlotte Pence le dijo a Christian Post en una entrevista el miércoles que a pesar de haber sido creada en una iglesia con padres muy espirituales, ella todavía necesitaba descubrir la verdad sobre la religión para sí misma.

En su entrevista para Christian Post, Charlotte explicó que su familia frecuentaba la iglesia semanalmente mientras crecía. En las ocasiones en que sus padres estaban buscando una nueva iglesia, ella dijo que su padre solía realizar cultos con su propia familia, en casa.

Desvío

Cuando llegó el tiempo de ir a la universidad, ella dijo que su padre le recordó tres cosas que ella necesitaría diariamente para una vida exitosa: devoción, estudios y ejercicios. Por más que no percibiera en el momento, esas palabras fueron como semillas en su corazón, que marcaría la diferencia en los próximos años.

Antes de asistir a la Universidad DePaul en Chicago, Charlotte pasó el primer año estudiando en la Universidad de Oxford, Inglaterra, en 2015. Su experiencia en Oxford la llevó a serios cuestionamientos sobre sus creencias, fe y tradiciones en las que fue creada.

Ella admite en el libro que mientras estaba en Oxford, “se alejó de Dios” y “no quería nada con religión alguna”. Pero, al mismo tiempo, ella sintió que Dios iba a su encuentro.

“He estado interesada en el ateísmo por un tiempo”, dijo a CP. “Yo no estaba tan interesada en el cristianismo, como dije en el libro, eso me dejó con más preguntas que respuestas”.

En un capítulo titulado “Deja que tu fe sea una fuerza unida”, Charlotte recordó que ella estaba “flotando” sola sin Dios y creyó que estaba bien durante su tiempo en Oxford.

“Me interesó el ateísmo y pasé gran parte del año leyendo libros de líderes que tenían pensamientos en esa área”, escribió en el libro. “Yo estaba interesada en otros tipos de ideas, aquellas en las que no había sido creada. Paré de ir a la iglesia y de leer mi Biblia”.

Charlotte agregó que ella incluso evitó el contacto con “amigos religiosos” y “quería continuar su vida sin Dios”.

“Yo creía que no necesitaba más de él, pero, con el paso del año, me sentía cada vez más desesperadamente”, escribió ella. “Creo que todavía creía en Dios, pero yo quería tratar de vivir sin el peso de las ideas religiosas. Pensé que mis preguntas irían a ser respondidas. Pensé que tal vez no me importaría más y yo sería capaz de vivir en un país de manera agnóstica, tal vez una parte de mí hasta deseaba que yo pudiera, pero el ateísmo no respondió a ninguna de las preguntas que yo tenía”.

El camino de vuelta

La joven dijo que no tuvo miedo de hablar con sus padres sobre sus dificultades durante ese tiempo de incertidumbre en su vida. “Ellos definitivamente fueron muy comprensivos”, dijo. “Yo sé que ellos siempre me mostraron exactamente como es un ejemplo de amor incondicional. Ellos estaban siempre dispuestos y abiertos para conversar sobre cualquier cuestión que tuviera sobre su fe, ellos estaban definitivamente presentes en mi vida en aquella época. tenía que volverse sólo mía, y una vez que sucedió, realmente no había vuelta para mí”.

En su búsqueda de la verdad, Charlotte dijo que ciertos escritores y teólogos, como CS Lewis y Alister McGrath, causaron un impacto al orientarla hacia las creencias cristianas.

“[McGrath] es un teólogo, pero también solía ser un ateo, así que fue interesante para mí”, detalló. Pero probablemente la experiencia más impactante para la espiritualidad de Charlotte en esta época de conflictos de fe ocurrió cuando ella se reunió con su familia en Israel para pasar la Navidad.

“Creo que fue el tiempo que pasé en Israel, donde realmente me convertí en cristiana, donde mi fe se solidificó para mí”, escribió ella. “Siempre he tenido fe, pero ella se ha vuelto mía y nunca he vuelto atrás, desde que llegué a esa conclusión.”

En Israel, muchas personas, independientemente de su religión, “reconocen la verdad de la historia de la Biblia”, observó.

“Ellos reconocen que los eventos ocurrieron”, dijo. “Ellos simplemente no concuerdan necesariamente en todos los detalles”.

“Sentí una seria camaradería y conexión con esas personas”, agregó. “Era como si estuviéramos todos en la misma jornada y hubiéramos convertidos en un camino por un determinado punto en el tiempo, caminé por ese camino y oí sus historias y experiencias. Discutimos la importancia de la fe en cada uno de nosotros vivimos y encontramos comunidad en nuestras vidas tradiciones compartidas”.

Ella recordó algo que su guía turística “Roni” le dijo cuando habló sobre las diferentes creencias entre los judíos y los cristianos cuando se trata del retorno del Mesías.

“Él dijo: ‘Se cree que [el Monte de los Olivos] es donde el Mesías volverá. Cuando él venga, le preguntaremos:’ ¿Has estado aquí antes? ‘ Si él dice ‘sí’, sabremos que los cristianos estaban seguros. Si él dice ‘no’, sabremos que los judíos estaban seguros, y eso será, ‘dijo.

Pence escribió que, mientras volvía a Inglaterra tras el viaje de vacaciones, se sintió volviendo a Dios y pidiendo a Dios que la llevase con seguridad.

“Yo estaba en un avión, escuchando una canción cristiana y empecé a llorar”, explicó Pence. “Cuando llegué a casa, busqué a mi Salvador, a mi amigo, yo lo entendía, yo necesitaba a Él y él me recibió con brazos abiertos. Este increíble sentimiento de aceptación y renovación es uno que no puedo poner en palabras, no puedo recrear, no puedo justificar, sólo es, es un don gratuito, y no puedo vivir sin él”.

Actualmente, Charlotte Pence está cursando una maestría en estudios teológicos en la Universidad de Harvard, en Boston, con foco en religión en la literatura y la cultura.

“Siempre quise ser escritora, quiero ser una contadora de historias, quiero conectar personas, también quiero ayudar a facilitar conversaciones sobre religión y fe”, dijo Pence a Christian Post. “No sé exactamente cómo será, pero muchas veces, en nuestra generación, temas de fe no son necesariamente hablados. Me encantaría comenzar la conversación, porque creo que muchas personas son muy curiosas sobre religión y fe, aunque no se habla de ello”.

Le puede interesar: Anne Graham Lotz con cáncer no tiene miedo a la muerte

Leer más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los rusos “irán al cielo” en caso de guerra nuclear, aseguró el presidente de Rusia Vladímir Putin el jueves, afirmando que los promotores del ataque “ni siquiera tendrán tiempo para arrepentirse”.

Los rusos “irán al cielo” como mártires en el caso de una guerra nuclear. Moscú solo usará sus armas nucleares en represalia, dijo el jueves el presidente Vladimir Putin.

“No tenemos el concepto de un ataque preventivo”, dijo Putin en un foro de expertos internacionales en la ciudad sureña de Sochi en respuesta a una pregunta de la audiencia.

“El agresor debe saber que la venganza es inevitable y que será destruido. Nosotros, las víctimas de la agresión, iremos al cielo como mártires.Y ellos simplemente morirán. Porque ni siquiera tendrán tiempo para arrepentirse”, dijo Putin en la ciudad rusa de Sochi, en la que formuló su hipótesis sobre una posible guerra nuclear.

Rusia se ha mostrado crítica con la nueva doctrina nuclear adoptada por Estados Unidos a principios de 2018, calificándola de “beligerante” y “antirrusa”, que tiene por objeto, en particular, dotar al país americano de nuevas armas nucleares de baja potencia.

El año pasado, Putin reveló nuevas armas “invencibles” que harían obsoletos los sistemas de defensa de misiles occidentales.

En 2016 llamó al país a reforzar su potencial nuclear militar.

La entrada Vladimir Putin: “En caso de una guerra nuclear, los rusos iríamos al cielo” se publicó primero en Noticias Cristianas.

Leer más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, reveló este jueves que los terroristas del Estado Islámico, mantienen secuestradas a unas 700 personas en la ciudad de Hajin.

ISIS, ha tomado como rehenes a 700 personas en un área en Siria controlada por fuerzas respaldadas por Estados Unidos, reveló el presidente ruso Vladimir Putin.

El líder ruso dijo, que los terroristas depravados, habían ampliado su control en el territorio controlado por las fuerzas estadounidenses.

Por su parte, ISIS emitió un ultimátum a Rusia y prometió ejecutar a diez personas todos los días.

Putin dijo al foro de discusión de Valdai en Sochi: “Han emitido ultimátums, demandas específicas y advirtieron que si estos ultimátums no se cumplen, ejecutarán a 10 personas cada día”. Sin embargo, Putin no especificó cuales eran las exigencias del Estado Islámico.

Rusia se ha comprometido militarmente en Siria desde septiembre de 2015, pero se ha alineado con el régimen de Bashar al-Assad en oposición a las naciones occidentales.

“Han comenzado a cumplir con sus amenazas. Esto es horror puro y una catástrofe según mi punto de vista. Deberíamos hacer algo al respecto, ¿por qué nuestros colegas guardan silencio?”, indicó Putin. “Y de acuerdo a nuestra información, hay varios ciudadanos de Estados Unidos y Europa entre los rehenes”, dijo, sin indicar si se trata de combatientes o trabajadores humanitarios.

De acuerdo a TASS, los terroristas demandan la liberación de varios jihadistas capturados por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), milicias kurdas apoyadas por Estados Unidos, así como también concesiones territoriales en la ribera del río Éufrates.

Por su parte, las autoridades estadounidenses, aseguran que se trata de “noticias falsas” emitidas de manera irresponsable por el presidente ruso. A su vez, niegan que el Estado Islámico tenga 700 rehenes bajo su control.

La entrada Vladimir Putin aseguró que el ‘Estado Islámico’ tomó 700 rehenes y amenazan con matar a 10 por día se publicó primero en Noticias Cristianas.

Leer más

Pacifico Comunicaciones

PÁCIFICO COMUNICACIONES con más de 54 años de ministerio radial, difunde espacios culturales, musicales de entrevistas y noticias. Su elaboración y contenido están a cargo de profesionales especializados que nos permiten asegurar una amplia sintonía en todo el Perú.

  +Tel: (511) 4333275 - 4333243